Espías de Uribe no perdonaban ni los saludos

María Clemencia de Santos, uno de los objetivos del espionaje de Álvaro Uribe.

Ni las amistades que enviaban parabienes al Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos cuando estuvo enfermo, se salvaron de la red de espionaje del ex mandatario Álvaro Uribe. Los mensajes de aliento que remitían a la Primera Dama, María Clemencia de Santos a través de correos electrónicos, también fueron intervenidos.

 

Para ver el correo, haga “click” en el PDF:

 

Que_Dios_lo_Bendiga.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *