The Gurdian actúa como “caballo cochero”

Golpistas vendepatria exaltados como patriotas por medios de comunicación gringos y europeos. En la foto, con políticos norteamericanos a quienes pidieron injerencia directa en contra de Nicaragua.

En un reciente artículo, el periódico británico The Guardian informa que Nicaragua fue detenida por una huelga general convocada por la Alianza Cívica, una de las principales coaliciones opositoras detrás del intento de golpe de Estado, citando cómo bancos y centros comerciales de lujo en Managua están todos cerrados en apoyo de la huelga.

Lo que The Guardian no menciona es que esas empresas exclusivas solo representan una pequeña porción dentro del sector nicaragüense, que está principalmente impulsado por micro, pequeñas y medianas empresas que son parte de la popular economía de mercado del país, que a su vez emplea aproximadamente 90 por ciento de los trabajadores. En verdad, el comercio era un negocio como siempre en Nicaragua, como muestran estas imágenes.

El periódico luego cita a Ana Margarita Vijil, llamándola “directora nacional del proscrito Movimiento de Renovación Sandinista (MRS)”, cuando la verdad es que ese cargo lo ostenta desde 2017, Suyén Barahona. Eso da una idea de lo desinformados que están, pese a lo cual opinan como si expusieran verdades absolutas.

Lo que omiten es que el MRS no fue arbitrariamente “proscrito”, simplemente carece del estatus legal de un partido político porque sus líderes no han podido obtener más del 1.3 por ciento del voto popular, lo cual no es suficiente para calificarlos para postularse en las elecciones.

“Con 200 presos políticos y [nuevos] asesinatos todos los días”, se cita a Vijil, “esta huelga es solo una señal más de que nada es normal aquí en Nicaragua”. Aquí, una vez más, The Guardian omite información vital. En primer lugar, desde que se eliminaron los controles, las únicas personas que han muerto como resultado de la agitación política han sido los sandinistas, incluido Lenin Mendiola, que murió como consecuencia de disparos efectuados directamente desde una marcha de la oposición en Matagalpa el 11 de agosto de este año.

Otro sandinista, Bismarck Martínez Sánchez, se presume muerto después de que se encontraron pruebas en video de su captura y tortura en los teléfonos celulares de los operativos de la oposición; fue secuestrado en un tranque (o barricada) el 29 de junio de este año. Varios de los perpetradores de estos crímenes han sido arrestados. Son el tipo de delincuentes llamados “presos políticos” por personas de la oposición, como Vijil.

“El presidente Ortega expulsó a una misión de derechos humanos de la ONU después de que publicó un informe denunciando la represión gubernamental y describiendo un” clima de miedo “en el país centroamericano”, continúa el artículo, dando la impresión de que el gobierno nicaragüense castigó a la ONU por publicar su informe.

En realidad, fue el gobierno nicaragüense el que invitó a la misión de la ONU, en un momento en que todavía prevalecía la violencia política en muchas partes del país, pero esa violencia ha terminado en gran medida, y dado que la ONU ya realizó su investigación y emitió su informe, ya no era una necesidad su presencia continua.

El equipo no fue ‘expulsado’ de Nicaragua, como fue el caso en Guatemala, donde el presidente Jimmy Morales, con la policía y los líderes militares a cuestas, le pidió a la misión de la ONU que iniciara su transferencia fuera del país.

El documento retrata a la oposición como un movimiento fuerte y unificado que representa el sentimiento y el interés del pueblo nicaragüense contra una dictadura represiva, pero la realidad es lo opuesto.

Para empezar, la oposición no solo carece de un liderazgo bien definido y unificado, sino que los diferentes actores dentro de ella están constantemente en desacuerdo entre sí. El día en que la Alianza Cívica emitió su llamado a un paro nacional, un líder del llamado Movimiento Azul y Blanco solicitó a sus miembros no seguir a la Alianza en las redes sociales, y continuó promoviendo una petición de change.org pidiendo a la Alianza ser más beligerante.

También existen diferencias entre las organizaciones pro-elección de la sociedad civil y la fervientemente provida, homofóbica y profundamente misógina Iglesia Católica, que quizás ha sido el pilar más fuerte en la acusación antisandinista, un papel que la iglesia ha desempeñado históricamente.

Existen otras diferencias entre los grupos de estudiantes que han abogado abiertamente por una huelga general prolongada, y los grupos empresariales adinerados que perderían una gran cantidad de dinero con tal medida.

Por último, están aquellos dentro de la oposición que se consideran izquierdistas, y aquellos que han viajado a los Estados Unidos, donde se han reunido con republicanos de extrema derecha que son copatrocinadores de la Ley NICA ACT en el Congreso gringo, una medida que efectivamente equivale a un embargo económico. En el caso de Vijil y otros líderes de MRS, se han reunido con la representante Ileana Ros-Lehtinen, que está tratando de volver a armar a opositores.

En contraste con todo lo que The Guardian haría creer a sus lectores, y con la desarticulación en el liderazgo de la oposición derechista, el gobierno sandinista y su base son más fuertes que nunca.

A pesar de que los medios de comunicación occidentales afirman que las protestas han continuado, las únicas marchas importantes que están teniendo lugar en Nicaragua son lideradas por personas progubernamentales que claman justicia por los heridos, torturados, desaparecidos, asesinados, quemados y por aquellos que aún están siendo perseguidos y cazado, por el simple delito de ser sandinista.

The Gurdian actúa en su quehacer periodístico en torno a Nicaragua como “caballo cochero”, es decir, con parches a los lados de los ojos que solo le permiten ver hacia donde quiere quien lo guía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *