Gobierno argentino otorga asilo a Evo Morales

El presidente boliviano se encontraba asilado en México, desde donde viajó a Cuba y luego a Argentina.

La Cancillería de Argentina informó este jueves que fue otorgado el asilo al presidente legítimo de Bolivia, Evo Morales, así como a otros cuatro exfuncionarios de su Gobierno.

Morales arribó al país procedente de Cuba para realizar la solicitud de refugiado, trámite que debe procesarse ante la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare), ente que depende del Ministerio del Interior.

En horas de la mañana, el canciller Felipe Solá recibió al mandatario y aseguró que «viene para quedarse en Argentina». De acuerdo con Solá, Morales ingresó al país suramericano en condición de asilado y en los próximos días solicitará su declaración como refugiado.

El líder boliviano llegó en compañía de su vicepresidente, Álvaro García Linera, una ministra y un exembajador de su Gobierno. Los funcionarios salieron de su nación tras el golpe de Estado del pasado 10 de noviembre.

El mandatario indígena se trasladó hacia México en medio de una operación conjunta liderada por los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Argentina Alberto Fernández.

En México permaneció en condición de asilado por poco menos de un mes y arribó a Argentina para reencontrarse con sus hijos, que también debieron abandonar Bolivia tras la afrenta antidemocrática.

Gobierno argentino tramita estatus de refugiado a Evo Morales

Tras conceder el asilo a Evo Morales y cuatro exmiembros de su gabinete, la cancillería argentina tramita hoy la condición de refugiado para el expresidente boliviano.

El exmandatario, víctima de un Golpe de Estado el pasado 10 de noviembre, arribó al aeropuerto internacional Ministro Pistarini la víspera junto a su exministra, Lilly Gabriela Montaño, precisó en una nota ese ministerio argentino.

Los asilados pasarán a tener el estatus definitivo de refugiado, trámite que se realiza estando en territorio argentino ante la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare), área dependiente del Ministerio del Interior, precisó la fuente.

Una vez que se complete el trámite, el Ministerio del Interior será el encargado de velar por el cumplimiento de las condiciones de su estatus de refugiado.

Tanto Morales Ayma como Montaño Viaña firmaron la petición correspondiente al llegar al aeropuerto y en horas más tarde tendrán esa condición, añadió la cancillería.

Hace un mes llegué a México, país hermano que nos salvó la vida, estaba triste y destrozado. Ahora arribé a Argentina, para seguir luchando por los más humildes y para unir a la Patria Grande, estoy fuerte y animado. Agradezco a México y Argentina por todo su apoyo y solidaridad, sostuvo en un mensaje en la red social twitter Morales tras tocar suelo de Buenos Aires.

En esa misma plataforma envió también su agradecimiento al presidente mexicano Andrés López Obrador, a su pueblo y Gobierno “por salvarme la vida y por cobijarme. Me sentí como en casa junto a las hermanas y hermanos mexicanos durante un mes”, escribió.

Juan Sebastián Chamorro, ¡dejá de joder!

Un grupo minúsculo de vándalos encabezados por Juan Chamorro, intentó incitar a la violencia durante una actividad política que organizó el golpismo este jueves en las inmediaciones de Metrocentro, en esta capital.

Chamorro no sólo prosiguió con su desgastado discurso, sino que hasta se le salió la «caja de lustrar», y empezó a gritar improperios en contra de un vendedor que se gana la vida dignamente y empujó a una mujer que también se encontraba en el lugar.

Y no solo eso, en videos y fotos se puede apreciar la forma en que los «puchitos», provocaron a las agentes policiales que se presentaron para garantizar el orden y la seguridad de las personas que llegan a hacer sus diligencias a ese centro comercial.

Como ya es costumbre, los grupos al servicio del golpismo pretenden crear un clima de inestabilidad con el objetivo de vender una idea falsa de lo que en realidad ocurre en Nicaragua, y justificar todos los dólares que les envían las agencias extranjeras que patrocinan golpes de Estado.

Cobardes vendepatria

La vicepresidenta Rosario Murillo, lamentó el jueves que los vendepatria quieran asaltar el derecho de los nicaragüenses a vivir con dignidad y advirtió que esos personajes nefastos quieren tomarse Nicaragua para volver a robar y saquear el país.

“Todos los días hablamos de la condición particular y particularmente arrogante de ciertas personas, que además de creerse superiores, además de caracterizarse por ser cobardes, son vendepatrias y creen que la alcurnia, la cuna, los apellidos, les dan derecho a maltratar, a ofender y humillar a los humildes”, refirió en su mensaje de este jueves.

“Imagínense, todos los días hablamos de aquellos que ignoran los derechos humanos de las personas, siempre, históricamente, y sobre todo, nunca hablan, nunca hablan, de los derechos humanos de los empobrecidos, de los excluidos, de los descartados por ellos”, añadió la compañera vicepresidenta de la República.

Rosario expresó que esos personajes históricamente han asaltado el derecho de todas las personas a vivir con dignidad.

“Son personas empobrecidas por gente como ellos, personas sencillas y trabajadoras del pueblo, a quienes han querido y quieren volver a arrebatar el derecho a la voz, a hablar, el derecho a la vida, al trabajo, a vivir seguros, vida segura, a la paz, todos los días hacemos alguna referencia sobre el carácter agrio, agresivo y explosivo de aquellos que se creen más”, dijo.

“Que nos ven desde arriba. ¿Cuál arriba? ¿Cuál abajo? Todos somos iguales y cuando pasamos a otro plano de vida, no hay arriba, no hay abajo, todos vamos en la misma dirección. Esa es la verdad, no entenderlo es ser realmente limitados”, enfatizó.

Se creen con derecho divino

“Se creen, porque se creen más con derecho divino de tratar a los demás como seres inferiores, así nos ven a todos, como inferiores, ni siquiera como sus empleados, ¡ah!, porque no tienen ningún reparo en correr a centenares, a miles de personas de sus trabajos, después de que destruyeron Nicaragua”, destacó.

“Así nos ven a todos, como seres inferiores. Ninguna consideración. Desde esa cultura que no es cultura, que es incultura, de menosprecio, quieren volver a tomarse Nicaragua para volver a robar”, sentenció.

“¿Qué hicieron en los 16 años?, robaron, saquearon, explotaron, exprimieron. Los años de la corrupción. Quieren volver a la oscuridad de esos 16 años de atraco inmisericorde de los bienes de todos los nicaragüenses”, dijo.

“Son los mismos asaltantes que quieren volver a usurpar Nicaragua para seguir robando y para seguir ignorando la dignidad de las personas. El derecho de todos, a estudiar, a trabajar, por muy humilde que sea el trabajo que tengamos”, sentenció.

“Ese trabajo de quienes se ganan la vida bajo el sol inclemente en las calles, los trabajadores por cuenta propia, es respetable, merece respeto, son personas dignas. Somos todos personas dignas y tenemos derecho a prosperar, a progresar, a trabajar, tenemos derecho a vivir seguros y contentos”, añadió.

Sostuvo que “la alegría es un don de Dios y tenemos derecho a tener voz, tenemos voz, podemos hablar. Hay quienes se revisten, o son personajes abominables y despreciables que parecen estar siendo reflejados en esos mensajes que se intercambian personalidades, autoridades, mensajes que circulan en todo el mundo por redes sociales, en los que se les recomienda relajarse, en los que se les recomienda distraerse, en los que se les recomienda ver películas, hacer un poquito y dejar de vivir furiosos, porque hay una furia interior, vomitan fuego y se ven tan ridículos esos personajes aquí en Nicaragua que nos ocupan que vomitan fuego pero ni figura tienen porque ni dragones, sencillamente son como los pobres tragafuegos, que en algunos lugares todavía se paran en algunas esquinas, a tragar gasolina y sacar fuego”.

“Así son, el pueblo, en la voz de un humilde trabajador reclama y les dicen, perdónenme la palabra por favor, ya dejen de joder, eso dice el pueblo, sabiduría popular”, manifestó.

“Queremos vivir en paz quiere decir eso, escuchen, escuchen, impresentables criatura, ojalá Dios y les dé la oportunidad para razonar, para reflexionar, y sobre todo les permita conocer el respeto, el respeto a los demás. Todos merecemos respeto por muy humilde que seamos”, explicó Rosario Murillo.

Y advirtió que “mientras más humilde la persona, más respeto merece, porque cuánto esfuerzo realiza para llevar el pan honradamente a su mesa, a su familia”.

“Por favor, cómo vamos a estar viviendo los tiempos de innobles caballeros, que insultan a un trabajador, a ese mismo trabajador y a tantos trabajadores como ese, que han explotado a lo largo de la historia”, afirmó.

La riqueza es de todos

“La riqueza es de todos. Eso ya, a estas alturas, lo sabemos todos también y dignidad tenemos todos”, añadió

“Por qué será que no aprendemos a amar al prójimo, por qué será que es tan difícil vivir como cristianos, practicar el mandato sublime de Cristo Jesús, sencillo, concreto: Amemos al prójimo como a nosotros mismos”, se preguntó.

“Desde el pueblo nicaragüense, en el profundo amor a Nicaragua que todos sentimos, exigimos respeto”, demandó.

“Respeto a nuestra patria libre. Oigan al pueblo cuando dice y vuelvo a pedir perdón por la palabra, no es la costumbre de uno hablar así, pero bueno es la sabiduría popular: Ya dejen de Joder. Que quiere decir, por favor ‘con la Paz no se Juega!’ Por favor escuchen ¡con la Paz no se Juega!”, enfatizó

La dirigente dijo que “el alma nicaragüense que sabe de luchas y de honor no puede convivir con la torpeza, la bajeza, la estupidez, la elementalidad, la falta de espíritu cristiano, de seres que parecen salidos de otras dimensiones, de mundos desconocidos, del menosprecio, del desprecio”.
“La historia de estos personajes es de desprecio, la trayectoria es de desprecio, el que nunca le ha hecho falta el pan solo sabe despreciar porque exige que tiene el derecho de menospreciar y de despreciar”.

“Recordemos que Nicaragua es de los nicaragüenses y que aquí manda el pueblo, mandamos los nicaragüenses, a grito partido, vomitando fuego, esos mismos personajes quieren dominarnos ellos y que otras nacionalidades nos dominen, impensable en estos tiempos del mundo”, dijo.

¡Somos libres, dejen de joder

“Somos libres, jamás volveremos a ser vasallos o esclavos. Somos valientes y libres. Y no seremos vasallos ni esclavos, mucho menos de quienes patean, enlodan, las banderas sagradas de la patria. Que reciben el amor indeclinable e indoblegable, consecuente y firme del pueblo nicaragüense”, advirtió Rosario Murillo.

“Qué quiere el pueblo, paz, qué quiere el pueblo, trabajo, qué quiere el pueblo seguridad, ya dejen de joder, dice la gente, ya dejen de joder, decimos todos, déjennos en paz. No merecen ser considerados nicaragüenses porque ni piensen ni actúan como nicaragüenses”, añadió.

“Piensan y actúan con botas imperiales. Nicaragua quiere paz, el pueblo nicaragüense sabe de dignidad, recordemos, la voz del pueblo es la voz de la providencia, la voz del pueblo es la voz de Dios, Dios manda paz sobre Nicaragua”, recalcó.

Tomado de La Primerísima.

La injerencia en América Latina

Revista Crisis

Este 2019 se cierra como un año de extrema volatilidad para el continente, tanto en lo político, como en lo económico y social. La regresión conservadora en la región ha demostrado una capacidad de fractura a las sociedades latinoamericanas en su conjunto, exceptuando a unos pocos países.

La región vive un recrudecimiento de los conflictos sociales, los cuales terminan por explotar en su multiplicidad ante una vuelta agresiva al neoliberalismo, al endeudamiento con el FMI y a los golpes de Estado respaldados por la Organización de Estados Americanos (OEA).

En este sentido, parece existir un nuevo consenso entre la derecha continental: señalar a Cuba y Venezuela como los artífices de un plan de desestabilización contra gobiernos democráticos de la región. Esta lógica, que parecía enterrada por la Guerra Fría, vuelve a apoderarse del discurso que legitima una tendencia de crecimiento del autoritarismo entre los gobiernos de América Latina: el espectro del socialismo.

Así, en el contexto ecuatoriano se pretende menoscabar el proceso popular de octubre como un proyecto importado por aproximadamente 250 personas con documentos diplomáticos, que habrían ingresado al país unos días antes para llevar a cabo su supuesto plan de desestabilización.

Resulta difícil imaginar que ni las mismas bocas que entonan estas frases se crean tan descabellada invención. Toda esta estrategia es replicada a ojos y oídos ciegos por la prensa privada que se enarbola con la “defensa de la libertad de expresión”. Estos medios -por los intereses que representan y la posición en la que se encuentran- legitiman ideológicamente cualquier medida que se descargue contra el pueblo.

El consenso mencionado parece incluir, como también en el espacio discursivo, la misma indumentaria de la Guerra Fría en otros aspectos de su estrategia. El brazo ejecutor del imperialismo financiero vuelve a ser el Fondo Monetario Internacional (FMI), y su brazo político, la OEA.

Recrear la imagen de un supuesto intervencionismo desde Cuba y Venezuela en toda América Latina tampoco presupone nada nuevo. La derecha latinoamericana lleva años repitiendo – y haciendo eco del precepto inculcado por el enfoque macartista de EE.UU.- que el castro-chavismo estaba apoderándose del continente.

En la actualidad, parece un escenario recabado de los sueños de un Donald J. Trump el hecho de que dos países soberanos -lo que en la actualidad no se puede presumir de la mayoría de países de este continente- puedan realmente encender toda la región con supuesto financiamiento externo.

Solo es necesario recordar que tanto Cuba, como Venezuela tienen, desde hace años un bloqueo comercial, económico y financiero impuesto por EE.UU.; bajo estas circunstancias, un proyecto de tal magnitud sería imposible de materializar.

El pasado lunes 2 de diciembre, el Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, anunciaba que EEUU piensa “apoyar a gobiernos legítimos de América Latina para que las protestas no se conviertan en revueltas”.

Lo cual pone en evidencia una vez más la vigencia de la Doctrina Monroe, como ya lo anunciaba victorioso John Bolton -antiguo asesor de seguridad nacional de EE.UU.- en abril de este año.

Dentro de la construcción del adversario interno, o incluso regional, este discurso pretende direccionar un interés nacional dentro de los grupos de poder más conservadores afines al gobierno de Donald J. Trump, para aplicarlo y replicarlo bajo las banderas de varios países latinoamericanos.

De tal manera, EE.UU. pretende utilizar a sus aliados regionales para continuar aislando y presionando a Cuba y a Venezuela, mientras apoya la represión contra los procesos populares del continente.

Parece indiscutible quién está detrás de la injerencia que hoy se vuelve a vivir de manera penosa en América Latina.

Nuestros pueblos nuevamente son acechados por el imperialismo en sus más diversas y frontales expresiones: golpes de Estado, como el de Bolivia; regresión generalizada de derechos; autoritarismo; dependencia financiera y reformas obligatorias impuestas por el FMI; la lista parece ser interminable.

Ante el imperialismo, parece que la única alternativa es crear un proyecto endógeno, un nuevo camino que no se encuentre atado a imposiciones de cualquier índole o geografía.

Es la hora de caminar juntos, de vernos a las caras, de alzar nuestras voces por los derechos que nos corresponden, de responder como región, comprender las implicaciones que conllevan vivir bajo el neoliberalismo, de volver a mirar nuestra historia para no repetirla.
El “laboratorio de la modernidad” – como siempre se nos quiso pensar desde el Norte- volverá a demostrar que, más que cualquier otro adjetivo, merece uno solo: vanguardia.

Nicaragua en Cop25: “La palabra más temida y despreciada en estas negociaciones es indemnizar”

* “Mi país, Nicaragua, contribuye en el 0.03% del total de las emisiones mundiales, con un per cápita de 0.63 toneladas. A pesar de nuestro ínfimo nivel de responsabilidad, trabajamos activamente en la mitigación, adaptación y pérdidas y daños, porque queremos a la madre tierra, y nos preocupa el futuro de nuestro país y del mundo”.

COP 25
INTERVENCIÓN DE NICARAGUA

11 de diciembre de 2019

Doctor Paul Oquist Kelley Ministro-Secretario Privado de Políticas Nacionales Presidencia de la República de Nicaragua
Señora Presidenta
Sus excelencias, Ministras y Ministros
Invitados especiales

El Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y la Vicepresidenta, Compañera Rosario Murillo Zambrana, envían sus saludos y mejores deseos para el éxito de esta COP, que tienen como objetivo lograr un mayor nivel de compromiso y acción climática.

Las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las capacidades respectivas, no son posiciones políticas sino realidades objetivas. Mantener que todos somos responsables históricamente por el cambio climático equivaldría a decir que todos participábamos por igual en la Revolución Industrial, así como en la masiva acumulación de capital resultado de la misma. Esto, cuando la mayoría de nuestros países sufrieron en ese tiempo el yugo del colonialismo y el neocolonialismo, así como el comercio de esclavos, y la explotación de la mano de obra esclava, que también contribuyeron a la acumulación histórica de los responsables.

Mantener que todos somos igual y universalmente responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero hoy en día, es decir que los 100 países de menores emisiones que suman 3% del total, tienen la misma responsabilidad que los diez países de mayores emisiones que tienen 72% del total. A la vez, es equivalente a decir que la mayoría de los países con menos de una tonelada de CO2 equivalente per cápita, tienen la misma responsabilidad que los países que tienen 18 toneladas y 16 toneladas per cápita.

Mi país, Nicaragua, contribuye en el 0.03% del total de las emisiones mundiales, con un per cápita de 0.63 toneladas. A pesar de nuestro ínfimo nivel de responsabilidad, trabajamos activamente en la mitigación, adaptación y pérdidas y daños, porque queremos a la madre tierra, y nos preocupa el futuro de nuestro país y del mundo.

Nicaragua ha pasado del 25% de energía renovable en 2007 a 62% en 2018, a la vez que se ha expandido la cobertura de electricidad de 54% de los hogares en 2007 a 95% en 2018. Nos hemos comprometido en la iniciativa 30X30, de restaurar 2.8 millones de hectáreas degradadas producto de una histórica frontera agrícola activa. Hemos comprometido en la Sociedad del Carbono del Bosque de capturar 11 millones de toneladas de CO2 (e) en los próximos 5 años. Estamos a la vez adaptando un corredor seco a la nueva realidad del cambio climático.

Este esfuerzo, ha sido realizado en condiciones de un crecimiento promedio del 4.7% anual entre 2011 y 2017, la tercera tasa más alta entre los países de América Latina y El Caribe. Esto ha venido acompañado con grandes avances en materia social, incluyendo la reducción de la tasa de mortalidad materna de 92.8 por cien mil mujeres a 34.1, y la reducción de la tasa de mortalidad infantil de 29 a 12 por mil niños nacidos.

La desnutrición crónica escolar se redujo en un 66%. La pobreza general, se redujo del 47.9% al 24.9%, y la pobreza extrema del 17.3% a 6.9%. Muy importante en este mundo, se redujo también la desigualdad. La GINI de consumo en Nicaragua, pasó del 0.41 a 0.33. Nicaragua, en 2007, ocupó el lugar 90 en el Índice de Brecha de Género del Foro Económico Mundial de Davos, sólo por debajo de países Nórdicos. La población originarias y afrodescendientes de la Costa Caribe y Alto Río Wanki o Coco, recibieron la delimitación y titulación de alrededor de 37,800 kilómetros cuadrados de sus tierras ancestrales, en 23 territorios, cada uno con su propio gobierno territorial y control de sus propios recursos.

Sin embargo, Nicaragua, como otros 35 países del mundo, ha visto mermada su capacidad de respuesta al cambio climático, y de logro de los objetivos de desarrollo sostenible, afectado por medidas coercitivas, unilaterales, extraterritoriales e ilegales, que hasta criminalizan a terceros que no acatan las medidas ilegales. Sólo las sanciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidades, son legales en el derecho internacional.

El sistema internacional de trasferencias bancarias, es clave para imponer de facto estas medidas unilaterales e ilegales, estas medidas violan los derechos humanos y legales de individuos, organizaciones y países. También existen acciones encubiertas de desestabilización de gobiernos e intentos de Golpes de Estado, unos exitosos y otros no. En el Medio Oriente, varios países han sido invadidos o bombardeados en guerras de agresión.

El juzgado de Nuremberg dictaminó que, este tipo de guerra, es la suprema violación del derecho internacional y de los derechos humanos, porque contiene la sumatoria de todos los males propios de la guerra. Incluso, países que sufren las consecuencias del cambio climático, ven su capacidad de respuesta a futuro destrozada debido a desastres catastróficos y la falta de mecanismos internacionales de compensación. Todos estos fenómenos, han afectado la capacidad respectiva de respuesta de países en desarrollo.

Nuestra Convención del Cambio Climático y el Acuerdo de París, están incompletos, al no incluir un mecanismo efectivo de financiar la respuesta y recuperación de pérdidas y daños. La mitigación, reduce el riesgo de pérdidas y daños, la adaptación reduce el impacto de amenazas específicas de pérdidas y daños, las pérdidas y los daños mismos, son el resultado final del cambio climático que estamos buscando minimizar. Así, proponemos que pérdidas y daños sea elevado al mismo nivel de mitigación y adaptación, para de esta manera recibir recursos.

El presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, en su mensaje a la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015, señaló que, la única manera equitativa y efectiva de financiar pérdidas y daños es que los países y empresas que han causado el problema y beneficiado del uso del carbono para su acumulación de capitales, indemnicen a los países que sufren las consecuencias del cambio climático sin haberlo causado, en la proporción de su responsabilidad.

Tenemos los datos desde 1880 hasta la fecha, tanto para países como para empresas. Algunos piensan que esto es una propuesta muy radical, pero no lo es. El concepto de que el que causa un daño a otro, debe indemnizarlo por el daño, se llama tort en el derecho común, también consta en los códigos Napoleónicos y en la Ley Sharía. Así también, todos los sistemas éticos, y todas las religiones del mundo, contienen el concepto. Sin embargo, el término más despreciado y temido en estas negociaciones, es la palabra indemnizaciones.
Los países actualmente en desarrollo, necesitan ingentes recursos financieros a futuro, para enfrentar mitigación, adaptación y pérdidas y daños. En Copenhague en 2009, se planteó un financiamiento de USD 100 mil millones anuales, a partir de 2020. No debemos aceptar como los US$100 mil millones registros contables de gastos pasados, no podemos financiar nuestros proyectos con ellos. Tampoco podemos aceptar que los mecanismos de mercado del Artículo 6 del Acuerdo de Paris reemplacen a los 100 mil millones anuales.

No debemos aceptar la postergación de la fecha para luego de haber esperado 10 largos años. Lo que se necesita a partir de 2020, son recursos nuevos, frescos, líquidos, y de igual acceso por todos los países en desarrollo. De aparecer estos fondos deben ser canalizados por el mecanismo financiero de la Convención, a saber, Fondo Verde del Clima, GEF, Fondo de Adaptación, y Fondo de Países de Menor Desarrollo.
En el 2019 va a ser acordado como 1848, 1871, 1968 y 1989, en que la calle se volvió significativa en la política mundial. El cambio climático, es uno de los impulsores de este fenómeno en muchos países con la juventud en la primera línea. Los jóvenes de 16 años marchando en las calles hoy en día, tendrán 18 años en dos años, y ya nadie va a hablar de una juventud y apolítica, pasiva, desinteresada. Una juventud votante, altamente motivada, puede cambiar la correlación de fuerzas políticas en muchos países, siendo decisivo en países ahora divididos en partes iguales o similares.

Todavía hay un año antes de la COP26 en 2020 pero no se ve ni un grupo de trabajo avanzando los US$100 mil millones años ni una hoja de ruta únicamente el Secretario General Antonio Guterres ha pedido al presidente Emanuel Macron de Francia y primer ministro Andrew Holness de Jamaica investigar el asunto.

Si hay un incumplimiento del compromiso de estos 100 mil millones anuales en 2020, esto podría ser catalogado como el Fraude del Siglo. En realidad, se necesita más y 100 mil millones tienen que ser sólo un punto de partida. El mito de los 100 mil millones, tiene el agravante de que redujo el gasto climático en la década crítica de 2010, y ahora estamos sufriendo las consecuencias de dicha merma los esfuerzos en las acciones climáticas. Lo que no podemos hacer, en este momento, es tener otra Década Perdida para las finanzas y la acción climática.

Presidente de Chile, de mal para peor

Arrastrando una impopularidad creciente, con una pérdida de liderazgo y credibilidad sustanciales, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, vivió el 11 de diciembre una de las peores jornadas para su aval político.

A las puertas de que este jueves la Cámara de diputados analice una acusación constitucional en su contra, esta dio un primer paso importante al ser aprobada la propuesta por la comisión encargada de analizar los elementos a favor y en contra de esa iniciativa.

Ese grupo, formado por cinco diputados de los partidos Socialista, Comunista, y Democracia Cristiana, (de oposición) así como de Renovación Nacional y Unión Demócrata Independiente (del oficialismo), apoyó por tres votos a favor y dos en contra avanzar en el análisis de la acusación.

Desde la derecha se esperaba que el diputado de la Democracia Cristiana votara en contra de la acusación, pero no fue así, y el fallo de la comisión, aunque no es vinculante, le confiere mayor validez a que la mayoría de los legisladores respalde la acusación.

Si eso ocurre, entonces el texto acusatorio pasará al Senado, encargado de decir la última palabra.

El documento exige la destitución del mandatario por su responsabilidad en las reiteradas violaciones de los derechos humanos durante el estado de Excepción y posteriormente, cometidas por agentes del estado contra la población que se manifiesta en las calles desde el 18 de octubre.

Pero el presidente de Chile podría verse golpeado por otro flanco, ante la posibilidad de que una comisión investigue negocios de su familia en paraísos fiscales.

Con ese objetivo, los diputados Daniel Núñez, del Partido Comunista, y Gonzalo Winter de Convergencia Social, presentaron una solicitud para que sea creada una comisión, tras reunir 65 firmas de legisladores, necesarias para que sea admitida la petición.

Dicha solicitud será votada este jueves en la sala de la Cámara de Diputados, momentos antes de que esa instancia comience a analizar la acusación constitucional.

La petición responde a las numerosas reacciones que provocó la publicación la semana pasada de una investigación periodística que dio cuenta de negocios fraudulentos realizados por la familia de Piñera.

Según lo revelado, entre 2015 y 2016, la empresa Bancard Inversiones Limitada, con mayoría de acciones de Sebastián Piñera, transfirió, a título gratuito, unos 96 millones de dólares a Bancard International Investment, firma de sus hijos con sede en Islas Vírgenes Británicas, territorio considerado paraíso fiscal.

Daniel Núñez explicó que esos movimientos multimillonarios son absolutamente irregulares y que buscan evadir y eludir el pago de impuestos, que la Comisión buscaría indagar sobre las acciones de los organismos públicos, y si el Presidente ha realizado más movimientos ocultos en sus negocios.

Para completar, el Senado aprobó la acusación constitucional contra el ex ministro de Interior Andres Chadwick, primo de Piñera, precisamente por motivos muy similares por los que es acusado el presidente.

En consecuencia, el exministro no podrá ocupar cargos públicos en los próximos cinco años, algo para lamentar por el mandatario, quien siempre ha visto en su ex primer ministro una de las figuras políticas más afines.

PLC rechaza invitación de la Alianza Cívica para discutir reformas electorales

El Partido Liberal Constitucionalista (PLC), de Arnoldo Alemán, rechazó ayer una invitación que le hizo la autodenominada Alianza Cívica para participar en un foro donde discutirán este jueves 12 de diciembre, aspectos sobre reformas electorales planteadas por la oposición golpista de Nicaragua.

El foro “Unidos construyendo consensos sobre reformas electorales”, a realizarse en un hotel capitalino, está dirigido por directivos de la Alianza Cívica y la también golpista Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

En la carta de rechazo, los del PLC les recuerdan a los grupos golpistas que los liberales de Alemán hicieron una propuesta a la Ley Electoral (Ley 331) en mayo de 2018, tras la “crisis social” originada por los violentos sucesos del año pasado.

Dicha propuesta, aseguran, fue “nuevamente presentada” a la Alianza Cívica durante una reunión, donde hubo un acuerdo para conformar una comisión que consensuaría puntos, sin embargo, no se ha realizado nada.

Los del PLC les restriegan a sus amigos golpistas que ellos han participado en 19 elecciones consecutivas y que son el único partido que le ha ganado dos veces al Frente Sandinista.

Esta es la carta que el PLC le envió a la Alianza Cívica y la UNAB:

 

Procuraduría investiga abusos de fuerzas públicas durante protestas en Colombia

La Procuraduría General realiza hoy investigaciones sobre denuncias de abusos cometidos por miembros de la Fuerza Pública en Bogotá, en momentos en que circulan reiteradas acusaciones de violaciones de derechos humanos durante las protestas antigubernamentales.

Tales casos estarían relacionados con la presunta detención irregular de una ciudadana y la eventual agresión a un periodista, apuntó mediante una nota.

La Procuraduría detalló que se indagan ‘los hechos relacionados con la presunta detención, la noche del 10 de diciembre último, de la ciudadana María Fernanda Pérez, que al parecer habrían realizado integrantes de la Policía cerca de la Universidad Nacional, donde se registraban disturbios’.

Los hechos habrían quedado grabados en videos de ciudadanos, reproducidos por los medios de comunicación y serán anexados al expediente, precisó.

Asimismo, explicó que también se lleva a cabo la indagación por una denuncia que hizo en su cuenta de Twiter el periodista de RCN Radio, Daniel Arias, quien aseguró haber sido golpeado por un miembro de la Policía cuando realizaba una grabación en el Centro de Memoria.

Al respecto, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), uno de los sindicatos más importantes de Colombia, denunció lo que calificó de atropellos contra integrantes del paro nacional en rechazo a políticas gubernamentales.

La CUT denuncia ante la comunidad nacional e internacional los atropellos contra los participantes en el paro cometidos por miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la policía (Esmad), señaló.

Durante los días de protestas antigubernamentales, transcurridos desde el masivo paro nacional del 21 de noviembre último, se reportaron reiteradas denuncias de violaciones de los derechos humanos.

Mientras, después de más de tres semanas de movilizaciones, las reuniones entre el Comité de Paro y el gobierno, siguen sin lograr acuerdos.

En el pliego de peticiones que entregó a la Presidencia de la República, el Comité pidió la disolución del Esmad, sobre el que llueven las críticas por los que muchos consideran uso excesivo de la fuerza durante las protestas, y la depuración de la Policía Nacional.

Fuente: Prensa Latina.

El golpe en Bolivia visto desde el siglo XX en América Latina

Bruno Sgarzini

En 1954, el presidente guatemalteco Jacobo Árbenz caminó en medio de una muchedumbre, compuesta por mercenarios, empleados de compañías afectadas con sus medidas económicas, y miembros del nuevo régimen que lo había derrocado, como traficantes de drogas de Puerto Rico, presidiarios de Colombia, y hasta el barman de un burdel en Tegucigalpa, Honduras.

México había conseguido que Estados Unidos le permitiese salir de Guatemala, luego del golpe orquestado por la CIA, pero debía hacerlo en medio de una muchedumbre que le arrojaba huevos podridos, ratas muertas y piedras porque el dictador Carlos Castillo Armas, contratado por 6 millones de dólares para derrocarlo, había prohibido que llegara en carro a tomar el vuelo que lo sacaría de su país.

En el aeropuerto, el embajador de Estados Unidos John Peufery, quien dirigió el golpe desde su sede diplomática con uniforme color caqui y una pistola Colt en la cintura, lo esperaba para obligarlo a quedarse en calzoncillos, a instancia de los secuaces de Castillo Armas, antes de subir a su vuelo con destino a México.

El coronel más popular de Guatemala, que solo había querido cobrar impuestos a la estadounidense United Fruit para darle zapatos a los niños de su país, se iba de su tierra en calzoncillos después de recibir cuanta cosa le pudieran tirar.

Los paralelismos con esta historia narrada por Ryszard Kapuściński y el escape al borde de la muerte de Evo Morales, también en un avión de México, pueden sonar forzados.

Pero la historia de la región en 1954 empezaba en Guatemala porque John Foster Dulles, secretario de Estado, y su hermano Allan Dulles, jefe de la recién creada Agencia Internacional de Inteligencia (CIA), daban su primer golpe en la región, luego de la Segunda Guerra Mundial, porque consideraban que Árbenz era un comunista por haber querido recuperar unas tierras otorgadas a la United Fruit para que los campesinos guatemaltecos la produjeran.

La compañía de la cual uno de los Dulles era abogado solo producía un 8% de las hectáreas en su poder otorgadas por el dictador guatemalteco Manuel Estrada Cabrera.

Remodelar la memoria de Bolivia para borrar a Evo Morales como intentaron con Perón

Cuando Juan Domingo Perón fue derrocado por la «Revolución Libertadora» (un remezclado de militares, empresarios, Iglesia Católica y embajada de Estados Unidos) se prohibió decir su nombre y el de Eva Perón, además del nombre del Partido Justicialista y hacer cualquier gesto que tuviera que ver con su identificación política.

Una de las anécdotas de aquella época versaba sobre la cantidad de veces que los peronistas se reunían en alguna esquina de Buenos Aires, y gritaban «Viva Perón», antes de correr con todas sus fuerzas para que los policías no los metieran en la cárcel.

«La Revolución Libertadora», como se llamó ese experimentó, desató una brutal represión hasta contra las figuras del espectáculo y deportistas identificados con el ciclo peronista.

El objetivo era extirpar ese «tumor maligno» denominado peronismo. Remodelar la memoria de los argentinos sobre ese ciclo, y además, por supuesto proscribir al peronismo para que Argentina volviera a ser «un país de bien» donde el pobre supiese que siempre iba a ser pobre, como era desde los tiempos del modelo agroexportador al servicio de Gran Bretaña.

Desde 1955 hasta 1974, Perón dirigió desde el exilio todas las tendencias del peronismo, que actuaban con unidad cuando había que ir a votar, o cuando había que abstenerse.

Así fue cómo el general, que se había ido del país por negarse a un baño de sangre entre argentinos, logró que el voto blanco superara al total de votos en el referéndum constitucional de 1957, y en ciertos momentos ordenó votar, por ejemplo, por Arturo Frondizi dándole la presidencia de Argentina hasta que los militares, de nuevo, le dieron un golpe por no poder evitar que el peronismo siguiera vigente.

La novela de enredos llegó al punto tal que, en 1964, Brasil prohibió salir a Perón en un vuelo hacia Argentina cuando la especulación sobre su regreso tenía a su país alborotado. Hasta que, finalmente, la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse firmó un Gran Acuerdo Nacional en el que permitió regresar al general a su país luego de 20 años de exilio. Eso sí, solo después de vencido el plazo para presentar su candidatura a las presidenciales de 1974.

Hoy en Bolivia se habla de Evo Morales y su partido el Movimiento Al Socialismo (MAS) casi con las mismas palabras. Los golpistas se niegan a dar garantías a Evo para que pueda volver al país sin ir preso, se le prohíbe además presentarse a un nuevo mandato, y hasta se dice que Bolivia fue «liberada» de una organización criminal.

Como en los tiempos de Perón se habla de una lista de «víctimas de los últimos 14 años de gobierno», y se trata a una habitación de Evo en la casa presidencial como un gran lujo que se dio a «costa de los bolivianos», exactamente lo mismo que hicieron luego de derrocado Perón.

Del fallido magnicidio a una guerra contrainsurgente igual a la de los 70

En 1981, con poco tiempo de diferencia, los presidentes de Ecuador y Panamá, Jaime Roldós y Omar Torrijos respectivamente, murieron en accidentes aéreos con manufactura estadounidense por la oposición de ambos a alinearse con su política, según John Perkins, exsicario económico de Washington.

Evo Morales unos días antes del golpe sufrió un accidente bastante similar con su helicóptero por el cual responsabilizó al jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, copartícipe del derrocamiento del presidente boliviano.

Kaliman fue formado en una Escuela de las Américas en Panamá, que solo en sus primeros años hasta 1975 había formado a 33 mil 147 militares latinoamericanos, entre los cuales 170 se convirtieron, casi inmediatamente, en jefes de gobierno, ministros, comandantes, generales o directores de los departamentos de inteligencia de sus respectivos países. El 30% de la formación en la Escuela de las Américas fue técnica y el 70% fue un directo adoctrinamiento político sobre la guerra contra el comunismo, y los valores del «cristianismo católico representados por Estados Unidos».

En Historia de la Doctrina de Seguridad Nacional, el profesor Édgar de Jesús Velásquez Rivera de la Universidad del Cauca, afirma que la política de Estados Unidos para América Latina fue en los 50 de contención, de contrainsurgencia en la época de los 60 y 70, y de conflictos de baja intensidad para «recuperar los territorios perdidos por el mundo libre» en los 80.

En esta fase, la Administración Reagan denominó a la insurgencia como un «tumor maligno que debía ser extirpado, mediante lo que se conoció como un conflicto de baja intensidad, que no hiciera distinciones entre civiles y personal militar (donde también se usara la ayuda económica y la asistencia humanitaria como armas del conflicto)».

«Una de las primeras etapas de todos estos procesos eran el destierro o eliminación de los líderes populares, reventando el tejido social de las organizaciones civiles haciéndolos amparados en normas legales de reciente creación por el legislativo, entre las cuales destacan la asignación de funciones de jueces a miembros de la fuerza pública y el establecimiento de teatros de operaciones», sostiene Velázquez Rivera sobre las distintas etapas de la Doctrina de Seguridad Nacional aplicada por Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XX.

Hoy Bolivia se encuentra rodeada de un continente donde en países como Ecuador se habla de luchar, de nuevo, contra la «insurgencia».

Al tiempo que la autoproclamada Jeanine Áñez crea sus propias leyes para la represión, a través de decretos que eximen de responsabilidad penal a los militares que disparen contra manifestantes, y la persecución de altos dirigentes del MAS. Intentando de una u otra forma reventar el tejido social de las bases sociales que apoyan hoy a Evo Morales, como si de nuevo en la región hubiera conflictos de baja intensidad para «recuperar los territorios perdidos por el mundo libre».

Neofacismo y Derechos Humanos

Juan Hernández Zubizarreta | Pedro Ramiro*

* Las élites, los gobiernos y las instituciones económico-financieras no solo están eliminando y suspendiendo derechos, también están reconfigurando quiénes son sujetos de derecho y quiénes quedan fuera de la categoría de seres humanos.

La democracia liberal-representativa y sus instituciones transitan por espacios cada vez más alejados de los verdaderos conflictos globales que se mueven entre la vida y la muerte. El capital y las empresas transnacionales se han lanzado a la destrucción de cualquier derecho que impida la mercantilización a escala global. Si las élites quieren mantener y seguir aumentando sus beneficios, las prácticas contra las personas, las comunidades y la naturaleza se van a ir extremando.

Esta tendencia se desarrolla y evoluciona de manera diferente según los países, tiempos, territorios y formas concretas de llevarse a cabo. Pero, nos preguntamos, ¿es solo una mera desviación temporal y coyuntural del sistema democrático con tintes autoritarios? O, por el contrario, ¿se está apuntalando un nuevo espacio neofascista cada vez más institucionalizado y generalizado?

No hay duda de que este espacio no es el mismo de los años treinta o cuarenta del siglo pasado, ya que ahora se vincula con la crisis civilizatoria que atravesamos. En 1933 el Partido Nazi alcanzó el poder por la vía electoral y en apenas dos meses construyó una dictadura.

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal. No se necesita sacrificar las contiendas electorales para ir construyendo una arquitectura política sostenida en ideas neofascistas, ya que se genera desde entes privados y desde el poder corporativo. Se trata de aprobar y constitucionalizar una serie de límites no negociables por la soberanía popular.

Con todo ello, las instituciones que emanan de la democracia liberal ya no resultan funcionales a los intereses de las élites, y eso abre nuevos espacios de poder y arquitecturas institucionales muy alejadas de los principios democráticos.

La crisis civilizatoria actual conlleva un endurecimiento en la manera de ejercer el poder, pero no puede calificarse automáticamente como fascismo. Son múltiples los ejemplos de endurecimiento de los modelos formalmente democráticos, como es el caso del Estado español con Catalunya o con el encarcelamiento de los vecinos de Altsasu.

En Estados Unidos, donde también son habituales los abusos autoritarios, destaca el millón de personas migrantes detenidas en la frontera sur en el último año, lo que genera serias dudas sobre si estas detenciones racistas y a personas pobres son un mero exceso antidemocrático o caminan hacia algo mucho más complejo.

Lo que resulta relevante es relacionar y contextualizar, en el marco de una nueva dinámica global, hechos que el poder político-económico califica como supuestamente aislados y excepcionales.

La política de exterminio del Estado de Israel contra el pueblo palestino. Las violaciones de los derechos de las niñas y niños indocumentados en los centros de detención de EEUU. Las 35.000 personas muertas y desaparecidas en el Mediterráneo en los últimos 25 años –otras fuentes hablan del doble– y el cementerio clandestino de personas migrantes en el desierto del Sáhara de dimensiones incalculables.

No son hechos aislados, se cruzan y responden a una lógica global que se configura como un nuevo espacio neofascista, que destaca por su institucionalidad y su construcción escalonada y cada vez más articulada.

En este marco, tolerar lo éticamente intolerable pasa a formar parte de los núcleos centrales de la práctica política. A la vez que la soberanía popular se difumina ante la armadura institucional, el necrocapitalismo –situar la muerte en el centro de la gestión económica y política, no exclusivamente en sus efectos– aparece como categoría global que lo justifica.

En una versión clásica del fascismo estaríamos hablando de una supresión total de los derechos y libertades, y de un ataque generalizado a la disidencia. Y de la industria de la muerte.

En estos momentos no estamos en ese escenario, pero no resulta extraño sostener que el autoritarismo extremo está dando paso a un nuevo espacio neofascista donde determinadas prácticas se convierten en regla y no en excepción.

Algunas prácticas afectan a la propia configuración de los derechos humanos, como la necropolítica: dejar morir a miles de personas racializadas y pobres. La fragmentación de derechos según las categorías de personas, las prácticas racistas y heteropatriarcales, los tratamientos excepcionales a determinados colectivos, la trata de seres humanos, las deportaciones en masa.

Otras destruyen en bloque los derechos de las personas, los pueblos y la naturaleza. Es el caso de la crisis climática y la destrucción de los ecosistemas, los feminicidios de mujeres y disidentes de género, los campos de concentración de pueblos, la persecución y eliminación de la disidencia, el endurecimiento de usos coloniales y guerras de destrucción masiva.

Están, por último, las que afectan al núcleo central de los derechos colectivos. Como la apropiación de los bienes comunes, la consolidación de la precariedad en el núcleo constituyente de las relaciones laborales, la reorganización neoliberal de la producción y la reproducción, las expulsiones de millones de personas de sus territorios porque las grandes corporaciones se apropian de sus tierras y bienes naturales.

Las élites, los gobiernos y las instituciones económico-financieras no solo están eliminando y suspendiendo derechos, también están reconfigurando quiénes son sujetos de derecho y quiénes quedan fuera de la categoría de seres humanos. Esto va más allá de la consolidación de la extrema derecha en términos electorales, ya que la feudalización de las relaciones económicas, políticas y jurídicas está colonizando la arquitectura institucional de las democracias representativas.

*Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL)

Guardia indígena en Colombia, un mecanismo de protección pacífica

Mientras en Colombia aumentan hoy las denuncias por el uso excesivo de la fuerza por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) durante las protestas antigubernamentales, muchos resaltan a la guardia indígena como un mecanismo de protección pacífica.

La guardia se concibe como organismo ancestral propio y como un instrumento de resistencia, unidad y autonomía en defensa de los territorios y del plan de vida de las comunidades nativas. No es una estructura policial, sino un mecanismo humanitario y de resistencia civil.

Busca proteger y difundir su cultura ancestral y el ejercicio de derecho propio. Deriva su mandato de las propias asambleas, por lo que depende directamente de las autoridades indígenas.

Surge para defenderse de todos los actores que agreden sus pueblos, pero solamente se defienden con su “chonta” o bastón de mando, lo cual le imprime un valor simbólico a la guardia.

Los guardias no reciben remuneración alguna, es un esfuerzo voluntario y consciente en defensa de su cosmovisión y de la pluriculturalidad.

Es un mecanismo de protección y un cuerpo de paz para enfrentar las desarmonías que se dan en nuestros territorios por la presencia de actores armados, expresó el senador Feliciano Valencia, del Movimiento Alternativo Indígena y Social.

Los nativos se unieron a las movilizaciones que tienen lugar en el país desde el 21 de noviembre pasado.

Procedentes de diferentes departamentos, ataviados con sus bastones de mando y portando la whipala, considerada estandarte de la lucha de los pueblos originarios, cientos de miembros de la guardia se trasladaron a esta capital para apoyar las protestas.

Cuentan con nosotros para la paz, nunca para la guerra, es una de las principales consignas de los nativos, quienes constantemente denuncian la invasión de sus territorios y los ataques que sufren por parte de grupos armados que operan al margen de la ley.

Alirio Uribe, abogado y defensor de derechos humanos, precisó que “12 mil 700 indígenas conforman la guardia. Un mecanismo de protección pacífica que nos cuida mejor que el Esmad. Más guardia menos Esmad”.