Canciller: “Hay que detener injerencismo de EEUU”

Canciller de Nicaragua, Denis Moncada Colindres.

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, afirmó que los países de América Latina y el Caribe deben detener la injerencia de Estados Unidos (EEUU) en la región.

“Debemos poner un freno, un alto al injerencismo de EE.UU., específicamente, y a otras potencias que pudieran hacerlo”, expresó durante una entrevista concedida a teleSUR.

En el marco de la 73° Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el funcionario reiteró que “parte de los retos de América Latina, el Caribe y el mundo entero es hacer prevalecer la libertad, la independencia y la autodeterminación; luchar por la no injerencia de las potencias”.

Además, aseguró que al Gobierno estadounidense no le agrada que en Nicaragua haya un Estado democrático “con políticas incluyentes y con programas de desarrollo económico y social para beneficio de las mayorías”.

Injerencia en Nicaragua

Moncada enfatizó que los miembros del Gobierno de Daniel Ortega han trabajado para restituir y restaurar la paz en el país, ante el intento de golpe de Estado promovido por grupos “de la derecha interna como de la derecha internacional con el financiamiento de EE.UU.”.

Asimismo, manifestó que las medidas unilaterales implementadas por el Congreso de EE.UU. y Gobierno de Donald Trump representan una forma de injerencia directa que pretende bloquear el financiamiento para el desarrollo y progreso de naciones como Nicaragua.

“El futuro es de los pueblos de América Latina y del Caribe. La derecha está buscando cómo restituirse y reconquistar terrenos que tenían anteriormente de una forma exclusiva”, precisó.

En ese sentido calificó como inaceptable el uso de medidas económicas coercitivas “para cambiar Gobiernos ilegalmente” y ratificó que “rechaza cualquier medida coercitiva para doblegar la soberanía de pueblos”.

Multilaterismo en ONU
El funcionario nicaragüense destacó que era necesario el fortalecimiento del multilateralismo en la ONU, así como una reforma tanto del organismo como del Consejo de Seguridad.

“La ONU no puede ser un club de países y de potencias exclusivamente. Debe ser la organización de todos los países del mundo, deben democratizarla y que esté en función de los países de este planeta”, aseveró Moncada.

Finalmente, demandó el cese de toda política injerencista que viola el derecho internacional con acciones intervencionistas en Nicaragua y en pueblos hermanos.

Nicaragua expone a Secretaria Adjunta de ONU intentona de golpe

Prensa Latina

Una delegación de Nicaragua conversó con la Secretaria General Adjunta de Naciones Unidas, Amina Mohamed, sobre el fracaso de la intentona golpista en el país, según informaron ayer en esta capital medios periodísticos locales.

Encabezada por el ministro asesor presidencial para Políticas Públicas, Paul Oquist, la comitiva se reunió con Mohamed, como parte de la agenda desarrollada durante la 73 sesión de la Asamblea General de la ONU.

Durante el encuentro, Oquist presentó un informe sobre el fallido golpe de Estado perpetrado de abril a julio por la extrema derecha con saldo de 199 muertos, conforme a cifras del Gobierno.

También abordó el proceso posterior de consolidación de la paz, la ley y el orden, basado en el diálogo desde las familias y las comunidades.

Asimismo refirió que el Ejecutivo nicaragüense aboga por un acuerdo nacional de paz y reencuentro, como el logrado por el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Daniel Ortega, en la década de 1980 entre los contrincantes nacionales en la guerra contrarrevolucionaria.

Por otra parte, los delegados nicaragüenses conversaron sobre el funcionamiento del Fondo Verde y la necesidad de combatir el cambio climático, tema tratado por el ministro de Relaciones Exteriores, Denis Moncada, en su intervención en la Asamblea.

El canciller también denunció en la ONU la intentona y el injerencismo de Estados Unidos en el país, así como el compromiso de Nicaragua de continuar la lucha por la paz.

También participaron en la Cumbre de Paz Nelson Mandela, en la que evocaron el legado del líder antiapartheid, en el centenario de su natalicio.

Nicaragua reitera en ONU fallido golpe de Estado

El ministro nicaragÑuense Paul Oquist, en la ONU.

El ministro nicaragüense para Políticas Nacionales, Paul Oquist, denunció ante la Asamblea General de Naciones Unidas el fallido golpe de Estado perpetrado en el país de abril a julio, con saldo de 199 muertos.

Recientemente el Gobierno legítimo del comandante Daniel Ortega fue víctima de planes desestabilizadores y un intento de golpe de Estado, el cual fue neutralizado y derrotado por la valentía y convicción del mismo pueblo, expresó.

Oquist aseveró que desde julio la nación centroamericana recuperó la paz, tranquilidad y seguridad conquistada con gran esfuerzo en los últimos 11 años.

“La verdad está triunfando sobe la mentira y la falsedad manipulada en contra del Gobierno de Nicaragua”, subrayó.

Para el funcionario, se requiere reestablecer la deteriorada confianza social y construir la paz que ‘es más que la ausencia de violencia’.

Además, agregó, es indispensable la reconciliación nacional que Ortega logró entre los contrincantes nacionales en la guerra contrarrevolucionaria de la década de 1980.

Según dijo, eso inspira confianza en que se va a poder lograr de nuevo y garantizar un futuro de paz, progreso y seguridad para Nicaragua.

“A pesar de que en América Latina y el Caribe hemos reiterado nuestra voluntad de reafirmarnos como zona de paz y desarrollo justo, aún persisten intenciones de ciertos países para llevar a cabo sus planes desestabilizadores y golpes de Estado en contra de nuestros legítimos Gobiernos”, afirmó.

Recordó que en reiteradas ocasiones el mandatario nicaragüense llamó a la comunidad internacional a establecer nuevas relaciones basadas en el diálogo, respeto, entendimiento, seguridad en soberanía, paz y porvenir sin injerencias ni dependencias, sino trabajando en pie de igualdad.

De acuerdo con Oquist, ese es el gran reto y requisito indispensable para lograr los objetivos plasmados en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. El ministro de Relaciones Exteriores, Denis Moncada, también denunció el intento golpista y la injerencia de Estados Unidos.

Durante su intervención en el 73 periodo de sesiones de la Asamblea del organismo multilateral, Moncada aseguró que la intentona fue fruto de ese intervencionismo y dejó graves daños y secuelas, afectaciones económicas, muerte, destrucción y terrorismo disfrazado de protesta cívica.

De igual forma, Oquist, evocó ante la ONU el legado del líder antiapartheid Nelson Mandela, a quien calificó de gigante de la humanidad.

Mandela fue un amante de la inclusión, la democracia, la tolerancia y la paz, expresó Oquist al respaldar una declaración política adoptada por los miembros del organismo multilateral en la Cumbre de Paz Nelson Mandela.

Acotó que dicho texto refleja los valores de ese líder sudafricano, en alusión al compromiso de apoyar la igualdad soberana de todos los Estados, el respeto de su integridad territorial y su independencia y el deber de los estados miembros de abstenerse en sus relaciones internacionales de la amenaza o el uso de la fuerza de cualquier forma.

Mandela tuvo como una fuente de inspiración a la Revolución Popular Sandinista, comentó el funcionario, quien recordó la admiración recíproca entre el luchador sudafricano y el presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

“En estos tiempos de lucha continua contra la discriminación, el racismo, la opresión, y el irrespeto a la dignidad y autodeterminación de los pueblos, su testimonio de compromiso crece cada día, y se convierte en estandarte de todos los que amamos la libertad y reconocemos la inviolable condición humana”, apuntó.

Oquist saludó al pueblo de Sudáfrica, tras asegurar que las formidables epopeyas de reconciliación y solidaridad de Madiba son inspiración y aliento para Nicaragua y el mundo, en el centenario de su natalicio.