“De Estados Unidos no puede descartarse nada”

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, advirtió nuevamente sobre las agresiones de Estados Unidos (EE.UU.) contra algunos Gobiernos progresistas y aseguró que no se puede descartar nada viniendo de esa nación hacia su país.

Las declaraciones las realizó en una entrevista al periodista Marc Parelman, de la cadena francesa France 24, a quien le recordó que su llegada al poder en 2007 no fue del agrado de la nación norteamericana, que dio paso a las conspiraciones

Añadió que estos sectores imperiales se han aliado con los grupos nicaragüenses “que no habían aceptado la reconciliación… ellos los armaron, los agruparon y los promovieron a través de los medios de comunicación”. 

Ortega recordó durante la entrevista, que EE.UU. se ha encargado desde los años 80 de entrenar a los movimientos contrarrevolucionarios junto a sus órganos de inteligencia. 

En referencia a la ola de violencia promovida por sectores de derecha desde el mes de abril, el mandatario nicaragüense aseguró que todo el que quiera puede manifestar, pero debe hacerlo de manera pacífica. No obstante, las acciones vandálicas de estos grupos dejaron más de cientos de muertos y heridos. 

“Los peores testigos de todos estos hechos son los nicaragüenses, ellos los sufrieron, pasó casi 90 días el pueblo encarcelado hasta que no quedó más camino, como en cualquier parte del mundo, que ir con la policía, acompañada de la policía voluntaria a liberar los tranques y acabar con esa situación de crimen que estaba practicándose en el país”, dijo.

 

 

 

 

Ningún diálogo con mediación de curas golpistas

No se puede retomar algo que nunca existió. Eso no fue diálogo. Llevaron al gobierno a su guarida y lo sentaron en el banquillo de los acusados pretendiendo su rendición. El golpista Rolando Álvarez (obispo de Matagalpa), que a su vez era uno de los “mediadores”, leyó el Acta de Capitulación mediante la cual pretendían desmantelar el Estado.

En un claro menosprecio, y con el mayor cinismo de quien viola consciente y flagrantemente el ordenamiento jurídico de nuestro país, querían reformar la Constitución de una sola sentada, modificar de igual forma leyes de rango constitucional, destruir la Corte Suprema de Justicia; instalarse en el Consejo Supremo Electoral para robarse las elecciones que no pueden ganar con el voto popular… En fin: el diálogo fue una jornada de odio contra este Estado Nicaragüense, el único que ha protegido y tutelado los intereses de esas mayorías que ellos han contribuido a empobrecer.

También fue una vergonzosa demostración de su ignorancia en materia legal y de procedimientos jurídicos o del nulo valor que le otorgan al Estado de Derecho. Fue como su cartita al Niño Dios cargada de ilusiones funestas, de sueños golpistas, del deseo profundo de volver al poder de la mano de los ricos pro imperialistas pero sin asidero en la vida real.

Pusieron como condición –sin tener la fuerza ni el respaldo popular para poner condiciones– el acuartelamiento de la Policía y el Ejército. Daniel aceptó en un gesto de buena voluntad que permitiera alcanzar acuerdos y así se fueron envalentonado y subiendo de tono sus exigencias, sus caras agrias y sus gritos.

Una vez acuartelados los policías, los obispos se sintieron fuertes para llamar desde los púlpitos a no tener miedo, a dar el paso adelante en el crimen, la tortura, a sitiar ciudades y pueblos con los nefastos tranques, los que además convirtieron en centros de tortura, secuestros, violaciones y todo tipo de escarnios a la ciudadanía, entre los que se incluye desnudar a jóvenes sandinistas. A quemar instituciones y a destruir el patrimonio cultural y arquitectónico de la nación. Eran Atila encabezando y representando a los hunos.

Ellos mismos caminaron hacia el despeñadero y se labraron un profundo desprestigio del que difícilmente se podrán recuperar.

Mientras tanto, Daniel nos conquistaba cada vez más y la pistola que le pusieron en la cabeza en el Seminario Nacional se convirtió en una oportunidad para medirlo y valorarlo como un líder capaz de mantener la mesura, la calma, la sensatez frente a una jauría de vociferantes desesperados y ansiosos por arrebatarle el poder de la única forma que pueden hacerlo: mediante un Golpe de Estado planeado y financiado desde Washington.

Para mayor ignominia, estos que han pisoteado y mancillado el azul y blanco de la patria, soñaban con que en Septiembre ondeara la bandera del filibustero yanqui agresor consuetudinario. Pero el Andrés Castro que todos llevamos dentro agigantado se levantó para defender nuevamente –otra vez– la soberanía de nuestra nación, como aquel 14 de septiembre de 1856.

¡Ningún diálogo con la mediación de los curas golpistas!

Jamás volverán a acuartelarnos.

 

 

The Gurdian actúa como “caballo cochero”

En un reciente artículo, el periódico británico The Guardian informa que Nicaragua fue detenida por una huelga general convocada por la Alianza Cívica, una de las principales coaliciones opositoras detrás del intento de golpe de Estado, citando cómo bancos y centros comerciales de lujo en Managua están todos cerrados en apoyo de la huelga.

Lo que The Guardian no menciona es que esas empresas exclusivas solo representan una pequeña porción dentro del sector nicaragüense, que está principalmente impulsado por micro, pequeñas y medianas empresas que son parte de la popular economía de mercado del país, que a su vez emplea aproximadamente 90 por ciento de los trabajadores. En verdad, el comercio era un negocio como siempre en Nicaragua, como muestran estas imágenes.

El periódico luego cita a Ana Margarita Vijil, llamándola “directora nacional del proscrito Movimiento de Renovación Sandinista (MRS)”, cuando la verdad es que ese cargo lo ostenta desde 2017, Suyén Barahona. Eso da una idea de lo desinformados que están, pese a lo cual opinan como si expusieran verdades absolutas.

Lo que omiten es que el MRS no fue arbitrariamente “proscrito”, simplemente carece del estatus legal de un partido político porque sus líderes no han podido obtener más del 1.3 por ciento del voto popular, lo cual no es suficiente para calificarlos para postularse en las elecciones.

“Con 200 presos políticos y [nuevos] asesinatos todos los días”, se cita a Vijil, “esta huelga es solo una señal más de que nada es normal aquí en Nicaragua”. Aquí, una vez más, The Guardian omite información vital. En primer lugar, desde que se eliminaron los controles, las únicas personas que han muerto como resultado de la agitación política han sido los sandinistas, incluido Lenin Mendiola, que murió como consecuencia de disparos efectuados directamente desde una marcha de la oposición en Matagalpa el 11 de agosto de este año.

Otro sandinista, Bismarck Martínez Sánchez, se presume muerto después de que se encontraron pruebas en video de su captura y tortura en los teléfonos celulares de los operativos de la oposición; fue secuestrado en un tranque (o barricada) el 29 de junio de este año. Varios de los perpetradores de estos crímenes han sido arrestados. Son el tipo de delincuentes llamados “presos políticos” por personas de la oposición, como Vijil.

“El presidente Ortega expulsó a una misión de derechos humanos de la ONU después de que publicó un informe denunciando la represión gubernamental y describiendo un” clima de miedo “en el país centroamericano”, continúa el artículo, dando la impresión de que el gobierno nicaragüense castigó a la ONU por publicar su informe.

En realidad, fue el gobierno nicaragüense el que invitó a la misión de la ONU, en un momento en que todavía prevalecía la violencia política en muchas partes del país, pero esa violencia ha terminado en gran medida, y dado que la ONU ya realizó su investigación y emitió su informe, ya no era una necesidad su presencia continua.

El equipo no fue ‘expulsado’ de Nicaragua, como fue el caso en Guatemala, donde el presidente Jimmy Morales, con la policía y los líderes militares a cuestas, le pidió a la misión de la ONU que iniciara su transferencia fuera del país.

El documento retrata a la oposición como un movimiento fuerte y unificado que representa el sentimiento y el interés del pueblo nicaragüense contra una dictadura represiva, pero la realidad es lo opuesto.

Para empezar, la oposición no solo carece de un liderazgo bien definido y unificado, sino que los diferentes actores dentro de ella están constantemente en desacuerdo entre sí. El día en que la Alianza Cívica emitió su llamado a un paro nacional, un líder del llamado Movimiento Azul y Blanco solicitó a sus miembros no seguir a la Alianza en las redes sociales, y continuó promoviendo una petición de change.org pidiendo a la Alianza ser más beligerante.

También existen diferencias entre las organizaciones pro-elección de la sociedad civil y la fervientemente provida, homofóbica y profundamente misógina Iglesia Católica, que quizás ha sido el pilar más fuerte en la acusación antisandinista, un papel que la iglesia ha desempeñado históricamente.

Existen otras diferencias entre los grupos de estudiantes que han abogado abiertamente por una huelga general prolongada, y los grupos empresariales adinerados que perderían una gran cantidad de dinero con tal medida.

Por último, están aquellos dentro de la oposición que se consideran izquierdistas, y aquellos que han viajado a los Estados Unidos, donde se han reunido con republicanos de extrema derecha que son copatrocinadores de la Ley NICA ACT en el Congreso gringo, una medida que efectivamente equivale a un embargo económico. En el caso de Vijil y otros líderes de MRS, se han reunido con la representante Ileana Ros-Lehtinen, que está tratando de volver a armar a opositores.

En contraste con todo lo que The Guardian haría creer a sus lectores, y con la desarticulación en el liderazgo de la oposición derechista, el gobierno sandinista y su base son más fuertes que nunca.

A pesar de que los medios de comunicación occidentales afirman que las protestas han continuado, las únicas marchas importantes que están teniendo lugar en Nicaragua son lideradas por personas progubernamentales que claman justicia por los heridos, torturados, desaparecidos, asesinados, quemados y por aquellos que aún están siendo perseguidos y cazado, por el simple delito de ser sandinista.

The Gurdian actúa en su quehacer periodístico en torno a Nicaragua como “caballo cochero”, es decir, con parches a los lados de los ojos que solo le permiten ver hacia donde quiere quien lo guía.

Andrés Manuel López Obrador invitó a Putin a su toma de posesión

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, invitó a su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, a la toma de decisión que se llevará a cabo el próximo 1 de diciembre.

Continuar leyendo “Andrés Manuel López Obrador invitó a Putin a su toma de posesión”