¿Se impuso la cordura en la Conferencia Episcopal?

La Conferencia Episcopal de Nicaragua emitirá mañana un “Mensaje de Adviento” en el que hace un vehemente llamado al diálogo entre el gobierno y los diversos sectores de la sociedad, y en el que se advierte inevitablemente que se impuso la cordura de algunos obispos sobre las pretensiones aventureras de algunos que apoyaron abiertamente el fallido golpe de Estado.

Ignoramos qué hizo reflexionar a los miembros de la Conferencia Episcopal, no obstante, resulta un enorme aliciente saber que reconocen que “el mundo necesita también el testimonio de profetas no armados”, lo que parece rechazar de plano los llamados que hizo el obispo Silvio Báez en los momentos más sangrientos del intento de golpe, cuando alentaba a los asesinos con la consigna de que “no basta rezar”.

Los obispos en esta ocasión llaman al diálogo nacional, pero no se imponen como testigos y mediadores, mucho menos utilizan ningún ultimátum para que el presidente Daniel Ortega renuncie y entregue el poder a los golpistas, a como venía siendo la tónica de las últimas declaraciones obispales.

Tampoco hay amenazas de aniquilar al sandinismo, empezando por el comandante Ortega y su familia, lo que deja claro, a como apuntamos al inicio de esta nota, que la cordura venció a la peligrosa intransigencia, es decir, prevaleció, al menos en este mensaje, la posición del cardenal Leopoldo Brenes y los obispos Bosco Vivas, René Sándigo, Jorge Solórzano, Pablo Smichtz y David Zywiec.

“Los gestos de solidaridad, de amor y de perdón, son clave para enfrentar la violencia que busca generar círculos de muerte”, aseguran los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, y esos “gestos” de los que hablan hasta el momento solo los ha hecho el gobierno sandinista, así que asumimos que a eso se refieren, porque del lado de los golpistas continúan los intentos por ensangrentar al país, invocando incluso una agresión extranjera.

Siempre con sus llamados al diálogo y la paz, los obispos señalan que “la no violencia activa rompe la lógica bélica en la que se ha enfrascado el mundo actual, donde las armas valen más que la persona humana”.

Sin más, les dejamos el texto íntegro del Mensaje de Adviento, que estamos seguros no gustó para nada a los golpistas ni a sus financistas en los Estados Unidos, que acaban de anunciar les darán otros 4 millones de dólares.

SIP manipula detención de empleado ebrio de La Prensa

La Prensa pidió apoyo de la SIP para que su empleado Luis Sánchez Sancho, quede impune después de atropellar ebrio a un motociclista. (Foto tomada de Hoy).

Este es un ejemplo de manipulación periodística de aliados al imperio norteamericano. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), pidió la libertad inmediata del editorialista de La Prensa, Luis Sánchez Sancho, quien manejando ebrio, lesionó con su camioneta a un motociclista en Managua.

La colombiana María Elvira Domínguez, presidenta de la SIP y de seguro contertulia de Sánchez Sancho en las reuniones anuales que hacen los empresarios periodísticos de América Latina, omite mencionar el alcohol presente en la sangre del empleado de los Chamorro, pero se apresura a asegurar que lo detuvieron por “razones políticas”.

La agencia española Efe termina de hacerle el volado a la SIP al asegurar que la Policía de Nicaragua ha arrestado a más de 700 personas por motivos políticos (por golpistas), pese a que las autoridades judiciales han aclarado que no llegan ni a 300.

Aparentemente muy conocedora de nuestras leyes, la colombiana Domínguez calificó el arresto “como una represalia en contra de Sánchez, pues el incidente fue una infracción menor y no un delito”.

Es conocido que en Nicaragua la burguesía acostumbra llegar a arreglos económicos con las familias de las personas que perecen en accidentes de tránsito provocados por sus camionetonas, a como hizo el gerente general Hugo Holmann Chamorro en 2003, cuando en estado de ebriedad invadió el carril contrario y mató a un ciclista de 24 años en el kilómetro 76 de la carretera Granada-Nandaime.

La víctima inocente de Hugo Holmann Chamorro fue Juan Carlos Cruz Ortez, por quien la SIP nunca se preocupó a como lo hace ahora por otro ebrio de La Prensa, a quien, omitiendo adrede información (el estado acohólico del sujeto), presenta como una víctima del gobierno sandinista.

Pese a que en Nicaragua los periodistas opositores a diario denigran a como les da la gana a funcionarios de gobierno, incluyendo al presidente Daniel Ortega y a la vicepresidenta Rosario Murillo, la colombiana sostiene que en nuestro país “el régimen se ensaña con los periodistas independientes. Aprovecha cualquier situación para reprimir”.

Vale recordar que en 2003, los Chamorro y otros empresarios habían conformado un club denominado pomposamente “Amigos de la Policía”, que tenía el propósito de alinear a las autoridades del orden público en favor de la clase social pudiente. Dicho amarre fue disuelto por el gobierno del presidente Ortega.

Venezuela condena sanciones EEUU contra Vicepresidenta Rosario Murillo

El Gobierno Nacional condenó el miércoles las medidas sancionatorias por parte del gobierno de los Estados Unidos contra la Vicepresidenta de la República de Nicaragua, Rosario Murillo, junto al Secretario privado presidencial, Néstor Moncada.

El pasado martes, el Gobierno de Donald Trump formalizó una serie de sanciones contra Murillo y el asesor de Seguridad Nacional de la nación centroamericana, Néstor Moncada Lau, entre las que se encuentra prohibir a cualquier empresa o ciudadano estadounidense realizar negociaciones con los designados, los que no tienen permitida la entrada al país.

Ante esto, el Gobierno de Venezuela, a través de un comunicado que emitió la cancillería venezolana señaló que «las referidas medidas coercitivas unilaterales tienen como propósito afectar la estabilidad del hermano Pueblo Nicaragüense y gobierno constitucional. Una vez más, se pretenden propiciar escenarios de violencia política y de distorsión económica a fin de favorecer un cambio de régimen en la Patria de Sandino».

A continuación el texto íntegro:

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente las medidas sancionatorias anunciadas por el gobierno de los Estado Unidos contra la Vicepresidenta de la República de Nicaragua, compañera Rosario Murillo, junto al Secretario privado presidencial, Néstor Moncada.

Las referidas medidas coercitivas unilaterales tienen como propósito afectar la estabilidad del hermano Pueblo Nicaragüense y gobierno constitucional. Una vez más, se pretenden propiciar escenarios de violencia política y de distorsión económica a fin de favorecer un cambio de régimen en la Patria de Sandino, violando los principios fundamentales establecidos en la Carta de las Naciones Unidas.

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela expresa su irrestricto apoyo y solidaridad con el Gobierno Constitucional de Nicaragua, en particular con el presidente Daniel Ortega, la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, el Secretario privado presidencial, Néstor Moncada, así como todo el Pueblo nicaragüense. Cualquiera sea la dificultad, el riesgo o la circunstancia de lucha, cuente Nicaragua con el compromiso irreductible y sin condiciones del Pueblo de Bolívar.

Cardenal Brenes y Obispo Báez elogian a embajador de Trump

Leopoldo Brenes y Kevin Sullivan. ¿Zorros del mismo piñal?

Existe preocupación, no solo en Nicaragua, por el rumbo que está tomando la Conferencia Episcopal en lo relativo a señales políticas partidistas y la inercia de los obispos ante la creciente pérdida de liderazgo pastoral y de credibilidad ante la opinión pública Centroamericana. ¿Por qué esa fuerte sintonía entre la Alianza Cívica/UNAB, la Iglesia Católica y la Embajada de USA en Managua? Ante esta pregunta clave los obispos callan.

Llegó a Managua el nuevo Embajador de USA, Kevin Sullivan, y una de las primeras actividades fue ir a la Catedral a escuchar la Misa con Silvio Báez de predicador y, posteriormente, una visita de cortesía al Cardenal Leopoldo Brenes. En esos diálogos diplomáticos hay señales claras de hacia dónde van estas alianzas de los prelados con el representante de Trump en Nicaragua. Lo que desconcierta es que estas personalidades están enmarcadas en una estrategia política delineada por Washington que buscaba derrocar al Gobierno Constitucional y callan ante las consecuencias del fallido golpe de Estado con su reguero violento de caos y muerte en contra de la gran Familia Nicaragüense.

En diferentes ocasiones y con distintos interlocutores, se le ha manifestado al Santo Padre que la situación política en Latinoamérica es preocupante. No por una cierta complejidad interna como serían los casos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, como la gran prensa pro Departamento de Estado de USA quiere hacer creer a la opinión pública mundial, sino porque hay otros elementos en desarrollo -como las masivas Caravanas de Migrantes de hombres, mujeres y niños hacia USA- a considerar en la geopolítica de América Latina y el Caribe.

Ahí está la ofensiva de los poderes fácticos de los grandes medios de comunicación, las oligarquías locales, las iglesias conservadoras y los partidos neoliberales, todos ellos bajo la protección de instancias del imperialismo, han conseguido en los últimos años revertir los procesos políticos de liberación nacional, así como iniciativas de integración latinoamericana de los pueblos. El triunfo de Bolsonaro en Brasil es la prueba más contundente de como una derecha extrema llega al poder, menospreciando a las familias más pobres y excluidas.

A Nicaragua volvió la paz, la ciudadanía solo quiere trabajar y estudiar sin el caos y el terrorismo que trató de imponer una oposición sediciosa que no trepidó en mantener y bendecir esos “Tranques de la muerte” que nunca más deben volver a teñir con sangre y odio al pueblo sencillo, digno, pero probadamente heroico. Pueblo que ama y respeta a la Familia y que no le teme a la adversidad ni a las maniobras de los operadores de Donald Trump que amenazan con castigos y restricciones, como las anunciadas por el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton y que repiten desde la Embajada USA en Managua.

Sin duda que esta inconsulta Alianza, netamente política, de los obispos Nicaragüenses con el Gobierno déspota de Trump, no es bien vista en los ambientes Diplomáticos de la Región -que esperan la visita apostólica del Papa Francisco a Panamá- ni en las altas esferas de la Curia Vaticana.

Palabras del Santo Padre a tener en cuenta en esta Coyuntura Política-Eclesial de Nicaragua ahora y en el Nuevo Año:

“Quisiera dedicar un recuerdo especial precisamente a las familias. El derecho a formar una familia, en cuanto «elemento natural y fundamental de la sociedad y [que] tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado», está reconocido efectivamente por la misma Declaración de 1948. Por desgracia, se sabe que la familia, especialmente en Occidente, está considerada como una institución superada… Considero por eso urgente que se lleven a cabo políticas concretas que ayuden a las familias, de las que por otra parte depende el futuro y el desarrollo de los Estados. Sin ellas, de hecho, no se pueden construir sociedades que sean capaces de hacer frente a los desafíos del futuro. El desinterés por las familias trae además otra dramática consecuencia —especialmente actual en algunas regiones— como es la caída de la natalidad. Estamos ante un verdadero invierno demográfico. Esto es un signo de sociedades que tienen dificultad para afrontar los desafíos del presente y que, volviéndose cada vez más temerosas con respecto al futuro, terminan por encerrarse en sí mismas”.

“La Santa Sede no tiene la intención de interferir en las decisiones que corresponden a los Estados, que a la luz de sus respectivas situaciones políticas, sociales y económicas, así como de sus propias capacidades y posibilidades de recepción e integración, tienen la responsabilidad principal de la acogida. Sin embargo, cree que debe desempeñar un papel de «llamada» del principio de humanidad y de fraternidad, que son fundamento de toda sociedad cohesionada y armónica. En esta perspectiva, es importante no olvidar la interacción con las comunidades religiosas, tanto a nivel institucional como asociativo, que pueden desempeñar un papel valioso reforzando la asistencia y la protección, la mediación social y cultural, la pacificación y la integración”. (Discurso al Cuerpo Diplomático ante la Santa Sede / Sala Regia – 8 d enero de 2018).

Comité Ecuménico Latinoamericano por la Paz en Nicaragua
Centro Gaspar García Laviana

La imprescindible modernidad de Bolívar y Sandino

No podemos declararnos sandinistas, sin sentirnos bolivarianos.

Puede ser un axioma incuestionable o una afirmación de una obviedad incuestionable; sin embargo, contiene en su interior una experiencia histórica de la cual es difícil ignorarla.

La figura de Sandino, sin embargo, profundamente arraigada (y no podría ser de otra manera) en su contexto geopolítico e histórico específico, debe su eternidad sobre todo a tres factores. Aunque hay otros de suma importancia, ni siquiera para decirlo.

En este caso, hemos identificado en el trabajo de valorización y reelaboración de Carlos Fonseca Amador, en la biografía esencial de Gregorio Selser, y en la tradición oral popular, aquellos por la nota de mayor interés. Por los vínculos inequívocos que se encuentran con las hazañas de Simón Bolívar.

Las repetidas invasiones del ejército estadounidense, desplegadas en suelo nicaragüense, en la primera mitad del siglo pasado, obligaron a un humilde campesino (y luego obrero) de Niquinohomo a tomar las armas.

Continuar la epopeya de Benjamín Zeledón en la defensa de la legítima soberanía nacional. No interrumpir, por tanto, la construcción de un proyecto continental libre e independiente. De las incontables ambiciones expansionistas del imperio norteamericano. Propuestas que, como podemos ver fácilmente, no se mencionarán en todo el siglo XX, para llegar a nuestros días.

Bolívar, así como José Martí y otros ilustres protagonistas del mito original de Nuestra América, ha dedicado toda su vida a crear una verdadera conciencia latinoamericana y luchar contra el colonialismo. Buscando alianzas serias y duraderas que a menudo se han derrumbado bajo los golpes letales de la traición.

Los mismos que condenaron a muerte a Sandino

Las afinidades, por lo tanto, entre los gigantes del integrismo latinoamericano, no solo se reflejan en el brillo de sus vidas, sino también en la oscuridad de su triste epílogo. No es suficiente, en ningún caso, para evitar que la reverberación sea recopilada por las generaciones de Venideras para prolongar su propagación.

Gregorio Selser, periodista y escritor argentino que fue trasplantado en la Ciudad de México, fue uno de los primeros en comprender el significado y la enorme importancia de la lucha emprendida por Sandino. En un “pequeño” país como Nicaragua, un choque colosal fue presentado con un tenor brutalmente bíblico: David contra Goliat. Un ejército “improvisado”, casi sin armas, pero con la más alta y noble conciencia de luchar por una causa justa, opuesto a la milicia más grande y más equipada del mundo, pero animado por un espíritu represivo y mercenario. Un choque desigual, desequilibrado y desleal como solo puede ser la batalla eterna entre el bien y el mal.

Selser, gracias al título de su biografía sobre Sandino, acuñó una de las denominaciones más exitosas en la historia de las luchas de liberación, no solo en América Latina: El general de los hombres libres. En estas pocas palabras fulminantes, se recogen los abusos sufridos durante siglos y los deseos de emancipación sine die.

La interpretación en una clave clasista, es decir, no solo una reclamación “nacional” sino “clase contra clase”, se debe inequívocamente a Carlos Fonseca Amador. El fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional colocó el pensamiento antiimperialista de Sandino en una dimensión marxista y en una perspectiva de descolonización.

No era el único mérito, obviamente. Dio las bases ideológicas sociales y militares para continuar el viaje iniciado treinta años antes y abruptamente interrumpido por el establecimiento de la tiranía Somocista. Responsable del asesinato del propio Sandino, con la complicidad decisiva de la administración de los Estados Unidos, y precursora de las dictaduras sangrientas que marcaron los años a seguir en todo el subcontinente.

Aunque los rasgos sobresalientes de la guerrilla sandinista, a finales de los años veinte y treinta del siglo xx, eran perfectamente atribuibles a las demandas fundamentales de la izquierda global de esa época, hasta el punto de que Farabundo Martí, uno de los primeros internacionalistas en integrarse con el Ejército del Pueblo. y luego el líder del Partido Comunista de Salvador, gritó “¡Viva Sandino!” inmediatamente antes de ser asesinado por un pelotón de fusilamiento – no recibieron el apoyo “oficial” de la Tercera Internacional, que, como es bien sabido, en ese momento no consideraba que los proyectos de la liberación nacional fueran factibles. En este sentido, Emblemático es el viaje que el propio Sandino hizo en la Ciudad de México, en ese momento la “cuna” cultural de la izquierda latinoamericana, para recaudar fondos y adhesiones, en la que fue recibido por una ovación popular y nula del Partido Comunista. Entonces totalmente alineado con las directivas de Moscú.

Sin embargo, el conflicto en la tierra nicaragüense ahora había ido más allá de las fronteras y barreras “ideológicas”, como Bolívar en el siglo anterior. La cuestión nacional, por lo tanto, no podía trascender de la cuestión de clase. La necesidad, una política social e histórica, de romper de una vez por todas las cadenas del colonialismo, mantuvo unidos estos dos objetivos ineludibles de una venganza sofocada durante siglos, a la que la Revolución Cubana dio un aliento magistral.

Eso no hubiera sido posible sin la inspiración y el ejemplo de Bolívar; Y, por supuesto, por José Martí.

Las figuras históricas, esenciales y de referencia, también se convierten en tales debido a las profundas raíces en la conciencia popular. Lo mismo se puede decir de Sandino. Desde las montañas de Segovia, barricadas con su ejército local, no solo quedaron proclamaciones y acciones militares. Desde ese lugar físico también tomó forma un imaginario poético que habría caracterizado la narración dedicada a él. Y no solo. Personajes, hombres, mujeres e incluso niños (“El coro de los Ángeles”), distinguidos por el coraje y la dedicación, pronto se convirtieron en el corazón y el alma de las historias y las canciones, que se entregarán directamente a la tradición cultural que en breve contribuirá al nacimiento de un nueva compañía.

Sobre las ruinas de la injusticia, con los brotes sembrados por Simón Bolívar

Sin embargo, si hay algo realmente poderoso en la universalidad del mensaje dejado por estos epígonos de la liberación, es su modernidad.

Los cambios que han ocurrido durante este largo período de tiempo no han afectado de ninguna manera la esencia de su pensamiento. Y el peso de lo que han logrado. El capitalismo, y con él su brazo armado, el imperialismo, nunca ha cesado su actividad depredadora; Él “solo” modificó las formas. Los perfeccionó, los remodeló, incluso se adaptó a un modelo menos intransigente y más conciliatorio con los deseos de la “gente común”. A menudo se utilizan técnicas de cooptación y participación que van desde las más brutales, como el espantapájaros de privación que provoca la renuncia al paraíso neoliberal; A los más refinados, como la revolución digital.

Sin olvidar el aspecto religioso, no en su expresión oficiante “clásica”, sino por el papel totémico y, a menudo, mesiánico confiado al Mercado. Muchos sectores de la sociedad están sujetos a ella y se encuentran entre los más importantes; Del trabajo a la salud pasando por esa profunda vulnerabilidad que es la cultura. Ciertamente no es una coincidencia que Antonio Gramsci sea mucho más conocido, y sobre todo se tome en consideración, en el otro lado del océano que aquí con nosotros.

Sin embargo, la capacidad de (auto) regeneración del capitalismo es ahora un tema fuera de discusión. Tanto que incluso uno de sus máximos y partidarios teóricos, que Francis Fukuyama, quien con “El fin de la historia” decretó el triunfo incuestionable sobre cualquier otro intento de eliminarlo. O al menos encontrar una alternativa creíble.

Sujeto a las controvertidas y problemáticas experiencias del bloque soviético
La feliz intuición de Hugo Chávez, de forjar un socialismo del siglo XXI, por lo tanto, va en esta dirección. Repitiéndolo, ni siquiera paradójicamente, en una fórmula de orígenes. Es decir, la finalización, tanto desde el punto de vista geográfico como del contenido, los propósitos bolivarianos y marcianos de una gran gran América libre e independiente. Si el capital se divide para dominar mejor, el socialismo debe unirse para convertirse en hegemónico. La ley de discriminación está vigente en la economía como en la sociedad, y se necesita la mayor unidad posible para derrocarla.

Por lo tanto, la ALBA – Alianza Bolivariana de las Américas-, responde a esta solicitud apremiante y une las primeras rebeliones con el proyecto de integración latinoamericano. Basado en el reconocimiento de identidades particulares, y no en particular, e intereses comunes. En apoyo mutuo y mutuo según las posibilidades de cada realidad individual.

Un tema revolucionario y “antiguo” al mismo tiempo. Que se refiere directamente a la constitución de la Asociación Internacional de Trabajadores, embrión de la Primera Internacional. Una necesidad por lo tanto, inmediatamente sentida por las clases sociales abrumadas por el advenimiento de la Revolución Industrial. A escala mundial. Esta lectura también puede servir como una “advertencia” contra alguna teoría arriesgada, en nuestra opinión, que sancionó la desaparición de las clases reemplazadas por categorías aún no bien definidas. No es absolutamente cierto que las clases ya no existan. En una versión inteligentemente actualizada, siempre hay una que explota a otra. La opción de la lucha de clases es, por lo tanto, aún más que válida y legítima.

El subcontinente, con su dinámica muy a menudo llevada al extremo por una política de agresión permanente perseguida por la administración estadounidense, republicana o democrática, sugiere prácticas de resistencia siempre efectivas en cualquier rincón del planeta. Principalmente en esta Europa atrapada entre morderse soberanismos y socialdemócratas útiles.

El ALBA refuerza el concepto primordial de solidaridad internacional frente a las intenciones nunca abandonadas de interferencia e intervención del poderoso vecino.

Incluso a través de modalidades “insulsas”, en comparación con la militarización masiva de la segunda mitad del siglo XX.

Golpes suaves, pero todavía golpes.

Para resistirlo, los millones de Bolívar y Sandino que continúan renaciendo de Río Bravo a Tierra del Fuego.

Fuente: Redvolución.

Presentando credenciales

Eduardo Bolsonaro, hijo del nuevo mandatario brasileño, presentó sus «credenciales» al secretario general de la OEA, Luis Almagro; sus sonrisas lo dicen todo.

Sin pérdida de tiempo, Jair Bolsonaro envió a su hijo Eduardo a Washington, mientras él esperaba en casa al enviado de Trump que le transmitirá el mensaje de apoyo en su rápido ascenso antilatinoamericano.

Todo esto sucede en Brasil, cuando aún falta algo más de un mes para que Bolsonaro reciba la banda presidencial, ahora en manos de Michel Temer, el impuesto presidente tras un golpe parlamentario-mediático contra Dilma Rousseff, que había sido elegida con el voto popular de 54,5 millones de brasileños.

Por supuesto, en la visita del hijo del nuevo mandatario a Estados Unidos, no fueron suficientes los efusivos abrazos con el vicepresidente Mike Pence, con funcionarios del Departamento de Estado, del Tesoro, del Consejo de Seguridad Nacional y otros, con los que conspiró y hasta propuso fórmulas para aunar esfuerzos, en planes contra países como Venezuela y Cuba, los mismos que han brindado su desinteresada solidaridad al pueblo brasileño.

Eduardo fue bien recibido por otro personaje de la peor fauna latinoamericana, anclado en Washington, el secretario general de la OEA, Luis Almagro. Sonrientes, ambos posaron para las cámaras y exhiben sus dentaduras en las redes sociales.

Se trata de que Jair Bolsonaro ha confiado a su hijo la tarea de estrechar vínculos con la administración Trump y con grupos conservadores ligados al Partido Republicano. Este es uno más de sus viajes a Estados Unidos, donde hace cuatro meses –en plena campaña de su padre por la presidencia– se reunió con Steve Bannon, quien fuera estratega en la campaña presidencial de Trump en el 2016 y conocido impulsor de una agrupación mundial de extrema derecha.

En esta presentación de credenciales sobre lo que será el nuevo gobierno brasileño de Jair Bolsonaro, se supo que la primera visita al exterior de este será a Chile, Estados Unidos e Israel.

Su futuro ministro de Economía ya declaró que el Mercosur no será una prioridad para su Gobierno, pues «no tiene la importancia que se le da y está sobrevalorado».

Ernesto Araujo, quien asumirá la Cancillería en el Gobierno de Bol¬sonaro, afirmó que «combatirá la ideología marxista en la política exterior» incluyendo lo que llamó «alarmismo climático», en referencia a los efectos de los cambios del clima que ya causan enormes desastres a nivel mundial.

¿No les parece que esta posición es similar a la de Donald Trump cuando decidió salirse de los Acuerdos de la Cumbre de París sobre el tema?

Hijo de gato caza ratones, es un símil de dos posiciones que son una.

Y si faltaba decir algo, el futuro canciller brasileño se manifestó «admirador de Donald Trump», a quien calificó como «el salvador de la civilización occidental».

Conclusión: todavía no estamos en enero del 2019, pero ya las cartas de presentación del nuevo Go¬bierno brasileño están sobre la mesa y serán los habitantes de su país y de Latinoamérica toda, quienes podrán evaluar, porque si este es el inicio, imaginémonos lo que vendrá después.

Fuente: Granma.

 

 

Nicaragua, el imperio contraataca

Nicaleaks

Mientras muchos golpistas en Nicaragua lloran a moco tendido y abandonan el país convencidos de que su aventura sangrienta iniciada en abril pasado está completamente derrotada, el imperio gringo, su padre putativo, sale al rescate intentando intimidar al sandinismo con sanciones a la vicepresidenta Rosario Murillo y un asesor del Ejecutivo.

Desde que cayeron los tranques de la muerte, la oposición golpista en Nicaragua ha perdido terreno inexorablemente, lo que ha provocado desesperación en sus financiadores y promotores norteamericanos, que pretenden levantarles la moral con sanciones que los traidores a su Patria pidieron desde hace un par de años.

Sancionar a Rosario Murillo y a Néstor Moncada Lau con una “Orden Ejecutiva” de Donald Trump es algo más bien una acción “efectista” que busca moralizar a un grupo criminal vencido que clama ante su benefactor imperial para que castigue –con lo que sea-, a la víctima que se defendió de la agresión, en este caso, el gobierno y pueblo sandinista.

Si la población de Nicaragua -sin distingos políticos-, no resultara afectada de alguna manera por las leyes demenciales de los gobernantes norteamericanos, sería hasta cómico el razonamiento del peligroso payaso mayor de la Casa Blanca: que nuestro pequeño país, uno de los más pobres del mundo, es una “amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos”.

A partir de 2016, Violeta Granera, de la “sociedad civil”; Ana Margarita Vijil Gurdián, entonces presidenta del MRS; Marcos Carmona, director de la CPDH y otros, realizaron constantes peregrinaciones a Estados Unidos para pedirle a la ahora excongresista Ileana Ros-Lehtinen y al senador Marco Rubio, ambos del ala ultraderechista del Partido Republicano, que gestionara sanciones económicas en contra de Nicaragua.

Granera, Vijil, Carmona y los otros, no fueron como un grupo aislado. Eran miembros de una delegación escogida por sus pares opositores asociados en distintas ONG como el CENIDH, CPDH, ANPDH, CINCO, Movimiento por Nicaragua y Hagamos Democracia, entre otros, que a la vez venían entretejiendo los pasos para asestar un golpe de Estado al presidente Daniel Ortega.

La verdad es que se dividieron el trabajo. Unos fueron a Estados Unidos, otros a Europa y hubo quienes como Sergio Ramírez, Ernesto Cardenal, Gioconda Belli y otros, se dedicaron a reclutar a intelectuales representantes de la nueva izquierda que vegeta cómodamente a la sombra del neoliberalismo y sus medios de comunicación al servicio de los intereses imperiales.

Los grandes empresarios que se unieron al intento de golpe de Estado lo hicieron en parte por el temor a ser incluidos entre las sanciones de la Ley Magnitsky o la Nica Act, y paradójicamente se verían entre los más afectados cuando las sanciones entren en completa vigencia.

Este nuevo ataque injerencista del gobierno de Estados Unidos, confirma lo que el sandinismo sabe desde mediados de julio pasado, cuando cayó el último tranque: los opositores golpistas están desarticulados y lo único que los mantiene con aliento es la relación simbiótica con el gobierno norteamericano, en la que los une el común odio al sandinismo.

Trump, quien dirige una nación que cuenta con el ejército más moderno del mundo con un presupuesto de 583,000 millones de dólares, con más de un millón 400 mil soldados activos y un millón 500 mil en la reserva, pretende hacer creer que Nicaragua, con poco más de 12 mil soldados y con un armamento de lo más elemental, se cierne como un peligro para la mayor potencia del mundo.

El bufón mayor agrede, amenaza, y sus comparsas aquí aplauden y publican “en bruto” todos los estúpidos señalamientos. No ocultan su desesperación por acceder al poder al precio que sea.

Sueñan con que el presidente Ortega salga corriendo junto a su familia y les deje el país para que hagan lo que les venga en gana con los sandinistas. La sanción a la vicepresidenta Murillo los ha envalentonado y otra vez hablan de adelanto de elecciones y de rendición incondicional.

Quieren que el partido que los derrotó en el intento de golpe de Estado, se les humille sumisamente porque se hacen acompañar del bravucón del barrio. Ilusos. No conocen al sandinismo. Tendrán que esperar hasta el 2021 para intentar hacerse con el poder. Las sanciones de sus socios no intimidan, serán ellos los que seguirán huyendo de Nicaragua en la medida en que se convenzan de que están irremisiblemente derrotados.

Evo Morales rechaza sanciones de EU contra Nicaragua

El presidente de Bolivia, Evo Morales, rechazó ayer las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos el martes contra la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, y al asesor de ese país, Néstor Moncada.

“#EEUU insiste en sus ataques contra #Nicaragua, y ahora impone sanciones económicas contra Rosario Murillo, esposa del presidente Daniel Ortega, y el asesor de seguridad, Néstor Moncada. EEUU, autor de masacres y golpes de Estado en el mundo, no tiene moral para hablar de DDHH”, escribió Morales en su cuenta de Twitter.

Por su parte, Managua rechazó la víspera categóricamente la continuidad histórica de la injerencia y la política intervencionista de la potencia imperial norteamericana contra ella, expresa en una nota el gobierno de reconciliación y unidad nacional.

El texto señala que, a nombre del legado patriótico, del patrimonio heroico y de las luchas nacionalistas, reclama con dignidad y orgullo nicaragüenses el derecho inalienable a la soberanía e independencia.

Igualmente considera improcedentes, inconsecuentes, irrespetuosas, falsas e ilegítimas todas las acusaciones que ratifican las perspectivas y prácticas imperialistas de Estados Unidos y la condición servil y abyecta de los “vendepatria criollos”.

Con el nombre de Bloqueo de la propiedad de ciertas personas que contribuyen a la situación en Nicaragua, la Oficina estadounidense de Control de Activos Extranjeros (OFAC) estableció sanciones a partir de una nueva orden ejecutiva emitida por el presidente norteamericano, Donald Trump.

A raíz de ello, cualquier propiedad de los designados por la OFAC, dentro o en tránsito de la jurisdicción de Estados Unidos, o bajo la posesión o control de un nacional estadounidense, debe ser bloqueada e informada, indicó el Departamento del Tesoro del país norteño.

Washington justificó dichas medidas con el argumento de supuestas violaciones de los derechos humanos y un presunto desmantelamiento de instituciones democráticas.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos es acusado aquí de incitar y financiar un fallido intento de golpe de Estado, con métodos que reproducen la estrategia aplicada contra la revolución bolivariana de Venezuela.

Gobierno de Nicaragua rechaza maniobra imperial

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, fiel a su Propuesta Histórica de trabajar para que la Paz, la Seguridad, los Avances en la Lucha contra la Pobreza y los Derechos Plenos de [email protected] [email protected] nicaragüenses, sean, ratifica a las Familias de nuestra Nicaragua, y al Mundo:

1. Rechazamos con contundencia la Declaración y Resolución que con carácter de Orden Ejecutiva emitió hoy el Gobierno de los Estados Unidos.

2. Rechazamos categóricamente la continuidad histórica de la Injerencia y la Política Intervencionista de la Potencia Imperial norteamericana, contra Nicaragua.

3.A nombre del Legado Patriótico, del Patrimonio Heroico y de las Luchas Nacionalistas Victoriosas del Soldado Andrés Castro, del General Benjamín Zeledón, de Sandino, General de Hombres y Mujeres Libres, de Carlos Fonseca y del Frente Sandinista de Liberación Nacional, reclamamos con Dignidad y Orgullo Nicaragüenses, el Derecho inalienable a nuestra Soberanía e Independencia.

4. A nombre del Espíritu indomable de todos los Héroes y Mártires que en todos los Tiempos han dado sus Vidas por una Nicaragua Libre, Unida, Próspera y llena de Fé y Esperanza, proclamamos que somos una Raza invicta, que no nos vendemos ni nos rendimos, y que exigimos Patria Libre, con las Banderas y el Corazón en alto.

[email protected] de Amor Patrio, de Convivencia Valiente y Fraterna, declaramos improcedentes, inconsecuentes, irrespetuosas, falsas e ilegítimas todas las acusaciones que ratifican las perspectivas y prácticas imperialistas de los Estados Unidos de Norteamérica, y la condición servil y abyecta de los vendepatria criollos.

6. Como decía nuestro Darío inmortal, Estados Unidos puede tener todo, pero le falta una cosa: ¡Dios!
7. ¿Quiénes son los traidores a la Patria? Decía Sandino : “1. Todo nicaragüense que con miras políticas traficare con la honra de la nación…”

8. Patria y Libertad, decía Sandino… Patria Soberana, Digna, Independiente. Patria Orgullosa y de Gran Espíritu. Patria para quererla, defenderla, y para que sus Luces brillen sin que ruja “la voz del cañón”.

¡Patria, en Fe y Esperanza!

¡Nicaragua seguirá siendo Libre, porque tiene [email protected] que la aman…!

¡Viva Sandino!

Cambio de poderes en México, mucho más que un simple acto protocolario

La ceremonia de cambio de poderes en México es más que un simple acto protocolario, pues el acto deja ver cuál será el sello del gobierno durante los próximos seis años, consideraron analistas.

La toma de posesión del presidente en turno en México es, a decir del académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Luis Gómez Sánchez, un ritual político que en el año 2000 puso fin al sistema de partido único.

Pero no es sino hasta que el presidente entrante rinde protesta «cuando hay una transformación de una persona ciudadana a una persona con una responsabilidad presidencial», explicó a Notimex en entrevista.

Estos rituales sexenales pueden ser protocolarios, solemnes, complejos, pero al final es simple y llanamente que el titular del Poder Ejecutivo federal entrante asuma la responsabilidad frente a la Nación, ante los ciudadanos y con los poderes constituidos.

En las últimas tres décadas, los presidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón Hinojosa, Vicente Fox Quesada, Ernesto Zedillo Ponce de León, Carlos Salinas de Gortari, han cumplido puntualmente y en diferentes circunstancias con ese ritual que data desde hace más de 200 años, según recuerda la columnista Guadalupe Vallejo Mora. Desde 1912 el juramento de protesta ha tenido variaciones.

El actual de «Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande», data de 1917.

Fox Quesada agregaría la frase «por los pobres y marginados de este país y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande».

Para el historiador, académico y periodista Lorenzo Meyer, México ha vivido en los últimos 30 años cambios políticos enormes, no así en materia económica, los cuales se han mantenido de alguna forma en la misma variable aun durante la llamada alternancia.

Parafraseando a Daniel Cossío Villegas, consideró que es «el estilo personal de gobernar», lo que marca a un sexenio.
Y si de frases se habla, aquellas como «No soy la señora de la casa», «Sólo recibieron shots de tequila», «Comes y te vas», «No traigo cash» y «Ni los veo ni los oigo», también marcaron sus sexenios.

Al hacer un balance de las últimas cinco administraciones, dijo que, dentro de un mismo esquema general de ejercicio del poder, lo que cambia es, en buena medida, las prioridades de quien lo encabeza y, el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, no será la excepción.

«Son las prioridades del presidente lo que deja la marca del sexenio: el presidente como persona, el presidente como cabeza de un grupo, el presidente como representante de una idea de gobierno», anotó.

A decir de Meyer Cossío, los sexenios de Peña Nieto, Calderón Hinojosa, Fox Quesada, Zedillo Ponce de León y Salinas de Gortari son parte de un mismo régimen, aunque solo tienen la peculiaridad de que en el año 2000 cambió de partido, pero no de esencia: del Revolucionario Institucional (PRI) al de Acción Nacional (PAN).

Esto es, «pese a que hubo alternancia entre priistas y panistas, no hubo grandes cambios; «es más importante la permanencia que el cambio», opinó.

A escasos días del relevo sexenal, el doctor en Relaciones Internacionales por El Colegio de México (Colmex) vislumbró un cambio de régimen.

«Yo diría que lo que esperamos es un cambio de régimen (…) al menos eso es lo que prometió el líder de ese cambio (López Obrador) y el grupo, la fuerza que lo impulsó y que lo llevó a un triunfo contundente, la generó un cambio sustantivo, un cambio en la naturaleza del uso del poder», expuso.

No obstante, aclaró que el cambio sustantivo va a tardar en verse, «porque no hay forma de modificar rápidamente las inercias. Entonces, sí se verá el cambio de personas, el cambio de discurso, pero en la vida práctica del ciudadano mexicano, yo creo que va a tomar bastante más tiempo. Va a ser poco a poco».

Así, el 1 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador rendirá protesta en el Palacio Legislativo de San Lázaro, en el mismo lugar que lo hicieron Peña Nieto, Calderón Hinojosa, Fox Quesada, Zedillo Ponce de León y Salinas de Gortari, aunque no en las mismas circunstancias.

Los presidentes Miguel Alemán, Adolfo Ruiz Cortines, Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz, eligieron el Palacio de Bellas Artes para recibir el poder y dar su discurso, mientras que Luis Echeverría, optó por el Auditorio Nacional.

El tabasqueño recibirá la banda presidencial de manos del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo. Se espera que, tras ser investido como presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, dirija un mensaje a la Nación.

Ello, previo llamado a la civilidad política, del presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado, tras el amago de la bancada panista de protestar por la presencia en el Recinto Legislativo, del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro.

Pero, tanto al interior como al exterior del Palacio Legislativo de San Lázaro, las protestas se han hecho presentes. Al menos, las investiduras de Peña Nieto, Calderón y Salinas, así lo confirman.

El 1 de septiembre de 2012, Enrique Peña Nieto fue recibido en una Cámara de Diputados rodeada de vallas metálicas, en medio de protestas de jóvenes integrantes de Movimiento #YoSoy32 y dentro del recinto por legisladores de oposición con gritos de «Monex», Monex».

Calderón Hinojosa se despojó de la banda presidencial, la besó, para posteriormente depositarla en las manos del presidente de la Mesa Directiva, Jesús Murillo Karam quien, a su vez, la entregó a Peña Nieto.

Seis años antes, también en medio de protestas, empujones y de fuertes medidas de seguridad, Felipe Calderón rindió protesta del cargo de presidente de los Estados Unidos Mexicanos en medio de una rechifla de legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que tomaron la Tribuna.

«Calderón ganó con una duda, y tanto había duda que si hubiera habido certeza se hace el recuento de voto por voto, casilla por casilla, pero no quisieron arriesgarse», planteó el historiador Meyer.

A las 8:00 horas del 1 de diciembre de 2006, concluyó la tregua de no agresión que habían pactado panistas y perredistas. Luego, vinieron los roces, los enfrentamientos, así como las barricadas hechas con curules en las puertas para evitar el quórum para la sesión de Congreso General, que al final se instaló con 335 diputados y 94 senadores.

A las 9:47, según marcaba el reloj electrónico de la Cámara Baja, entró Calderón Hinojosa al Recinto Legislativo y detrás de él, el presidente Vicente Fox Quesada con la banda presidencial en ambas manos. La ceremonia de investidura duró apenas unos minutos.

Calderón Hinojosa ganó la Presidencia de la República a López Obrador, con una diferencia de 0.56 por ciento de los votos.

El guanajuatense «de la transición», Vicente Fox recibió la banda presidencial en una Sesión General de Congreso ordenada, tal y como lo marca el ritual sexenal.

Te puede interesar: Mike Pence e Ivanka Trump representarán a EEUU en toma de posesión de López Obrador

En medio de una ovación y consignas de ¡México! México!, el exgobernador de Guanajuato fue investido el 1 de diciembre del año 2000, a sus 58 años de edad, como presidente de la República.

El presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Ricardo García Cervantes, entregó la banda presidencial a Vicente Fox, entre gritos de ¡Fox! ¡Fox! ¡Fox! Era la primera vez que un mandatario no priista asumía el cargo. Ernesto Zedillo, fue el último presidente priista del siglo XX.

Antes de dirigir su primer discurso ante el Congreso de la Unión —el cual fue interrumpido con algunas consignas— saludó a sus hijos Cristina, Paulina, Vicente y Rodrigo.

«La toma de protesta de Fox implicó un cambio de gobierno, no así un cambio de régimen político. Para que hubiera un cambio de régimen político se deberá dar una transformación que esté ligada a la creación de una nueva Constitución», indicó el académico de la UNAM, Gómez Sánchez.

La malograda candidatura presidencial de Luis Donaldo Colosio en Lomas Taurinas, abrió el paso a Ernesto Zedillo como abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que ganó los comicios.

El 1 de diciembre de 1994, arribó a San Lázaro donde ya lo esperaba el presidente saliente Carlos Salinas de Gortari.

En la tribuna, presidente saliente y entrante se dieron un efusivo abrazo, así como un fuerte apretón de manos. Posteriormente, Salinas procedió a despojarse de la banda presidencial, la dobló y la depositó en manos de la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Carlota Guadalupe Vargas Garza, quien a su vez la entregó a Ernesto Zedillo.

«Zedillo fue el presidente resultado de un accidente (la muerte de Luis Donaldo Colosio) esto es, el presidente que no quería ser presidente y que lo demostró cuando dejó de serlo al lograr su sueño: ser profesor de una muy buena universidad fuera de México», opinó a su vez, Lorenzo Meyer.

«(Zedillo) se hizo académico después de dejar la presidencia y salir del país», no sin antes cargar con el llamado ‘error de diciembre’. Es el presidente que ya no apoyó al PRI a fondo, él no fue priista, que no defendió a sangre y fuego la presidencia», abundó.

La ceremonia de investidura de Carlos Salinas de Gortari, el 1 diciembre de 1988, estuvo marcada por la llamada «caída del sistema».

El graduado en la Universidad de Harvard, donde obtuvo la maestría en administración pública, tuvo durante la campaña a dos grandes opositores: Manuel J. Clouthier,»Maquío», del PAN, y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, postulado por el Frente Democrático Nacional.

Salinas de Gortari recibió la banda presidencial de manos de la periodista y exlegisladora colimense, la ahora expriista Socorro Díaz Palacios, en medio de protestas y cuestionamientos acerca de su triunfo electoral.

A decir de Lorenzo Meyer, «el estilo personal de gobernar de Salinas, fue el de alguien que no logró mostrar que hubiera ganado la elección en 1988, pero que a juicio de otros y del él mismo, ganó la presidencia después de la elección. Se montó en el poder y lo ejerció a plenitud.

«Si hay una manera de definirlo es: tratar de ganar la presidencia después de la elección. Esa idea va a continuar por siglos. Usó la presidencia, gobernó como un presidente fuerte después de la elección», puntualizó.