La Patria se ama, no se destruye

Sofía Sánchez | Periodista

Nicaragua está sobreviviendo ataques internos por parte de grupos de la derecha y también del exterior por nicaragüenses y organismos internacionales como la OEA, que a través de decretos injerencistas quieren terminar con el gobierno del Presidente Daniel Ortega.

He estado como reportera durante varias elecciones y actividades internacionales en Nicaragua. He visto como Nicaragua ha ido transformando su economía, infraestructura, educación, salud, etc.

En febrero del 2018, en una actividad dije que Nicaragua era un país con la mejor seguridad en toda la región centroamericana, que visitar Nicaragua era movilizarse con tranquilidad en cualquier parte del país. Managua se estaba convirtiendo en una capital muy bonita, las playas de Nicaragua muy cuidadas y que brindaban todo lo que un turista desea. En esa actividad invité a los participantes a visitar Nicaragua y hasta me ofrecí a ser guía para que conocieran Nicaragua y su gente.

En abril del 2018 todo se transformó en Nicaragua. La Nicaragua con una Paz y tranquilidad, fue cambiada por los grupos que intentaron derrocar al gobierno electo por el pueblo y transformaron a Nicaragua en un país con violencia y muertes. Y no muertes realizadas por la Policía Nacional, como los medios de derecha lo han dicho en el exterior a través de sus noticias falsas. Son 198 muertos de los cuales 22 son policías y nunca han sido mencionados por la CIDH. Los muertos de la lista de la CIDH, no han sido comprobados, algunos mencionados en esa lista, están apareciendo ahora. Nunca dijeron que sandinistas fueron torturados y asesinados. Y la CIDH es un organismo de la OEA.

Fui testigo de cómo fueron estos tres meses de tranques, que llenaron de terror al pueblo de Nicaragua. Me sentí acorralada, no pude realizar mi trabajo porque daba miedo pasar por los famosos tranques y me decepcioné de escuchar las homilías de ciertos sacerdotes que instaban a la guerra y de hacer historia en Nicaragua.

El Presidente Daniel Ortega y el Frente Sandinista han sobrevivido durante el tiempo que han gobernado en Nicaragua. En los años 80 la guerra contrarrevolucionaria financiada por Estados Unidos. Yo, viviendo en Estados Unidos, viajé por muchas ciudades en los años 1986-1990, visité universidades hablando sobre la injusticia que se cometía en contra de Nicaragua. Pedía a congresistas, políticos, religiosos y a los estadounidenses protestar contra las políticas de los Estados Unidos contra Nicaragua. Esa fue mi lucha en ese tiempo y me alegré mucho cuando se votó en contra de más dinero a los contras.

Ahora Nicaragua está nuevamente siendo agredida por los nicaragüenses burgueses y resentidos sandinistas que abandonaron el partido a partir que el FSLN perdió el poder en 1990. Esos exsandinistas se han convertido en los enemigos del pueblo y ahora son los amigos de los ricos que siempre han estado en contra de los pobres.

Ahora estos exsandinistas y grupos de derecha son los que piden injerencia en Nicaragua y son amigos de los gringos que han agredido a Nicaragua en muchas ocasiones.

Siempre he dicho que hay que criticar pero no destruyendo, sino aportando a mejorar a través de la crítica. Hoy asumo nuevamente la lucha en defender Nicaragua y ahora lo hago en otro continente, en Europa. Considero que lo que ha pasado en Nicaragua es injusto, ya que el país gozaba de paz y los logros de estos últimos 12 años se ven.
He viajado en Nicaragua de norte a sur, de este a oeste y es maravilloso ver los cambios que el país se han hecho y lo digo desde mi punto de vista como cooperante que fui en Nicaragua en dos ocasiones. Estuve en Nicaragua desde marzo 1996 a diciembre de 1996 trabajando como representante de un organismo sueco y después regresé a trabajar como cooperante de proyectos sociales desde septiembre de 1998 a noviembre de 2001.

Estos años me enseñaron mucho. Vi como los pobres de Nicaragua trataba de sobrevivir cada día, como Nicaragua quedó después del Huracán Mitch. Fueron muchos años de gobierno de la derecha, 16 años donde se privatizó la salud, educación, etc. No hubo un cambio para la clase pobre y trabajadora.

Pero en mis 11 últimos años que he visitado Nicaragua he visto los cambios en los pueblos, ciudades, en Managua, en todo el país. Es por eso que condeno el intento de golpe de estado al gobierno de Nicaragua, la injerencia de organismos internacionales, de extranjeros de muchos países que sin conocer la realidad de Nicaragua están apoyando a los que quitaron la paz del pueblo nicaragüense y condeno a los nicaragüenses que piden intervención contra Nicaragua.

La patria se ama, no se destruye. Uno puede criticar, pero también hay que valorar lo bueno y lo malo. Nunca estaré en contra del pueblo trabajador, nunca dejaré mis principios ya que fueron los principios que aprendí desde niña y que fui creciendo y formándome en lo que soy hoy. Lucho por la Paz del mundo.

Nicaragua ha sufrido y no es justo que el pueblo nicaragüense pague con sus angustias diaria por los que enloquecidos por el poder quieren arrebatar la Paz al pueblo nicaragüense, pidiendo intervención y violentando el país.

Nicaragua no tiene una dictadura, en Nicaragua hay Libertad de expresión, de lo contrario las cárceles no sería suficientes para tener a todos los que ensucian a Nicaragua con su odio. En Nicaragua hay Libertad de manifestarse sin uno lo hace sin violencia. Los grupos de derecha tuvieron su oportunidad de protestar, fui testigo de manifestaciones de los «autoconvocados» y algunas fueron pacíficas, pero otras fueron violentas y con provocación. En ningún país se protesta atentando contra la seguridad de su pueblo. Tres meses protestaron dejando como resultado muertos tanto de la derecha como sandinistas que fueron secuestrados y torturados.

La imagen que han dado las noticias falsas sobre Nicaragua por parte de los medios de derecha han ensuciado todo un proceso que venía cambiando la vida de los nicaragüenses. Todo lo que ha pasado en Nicaragua es injusto. Invito a todos los que me siguen, a los que me conocen y que saben que nunca estaría a favor de la injustica, encarcelamientos injustos a como la derecha dice que son presos políticos, no estaría al lado de los que asesinan a su mismo pueblo.

Son muchas las mentiras que se leen sobre Nicaragua, muchos suecos, alemanes, etc., se creen estas noticias porque son noticias traducidas de los medios La Prensa, 100% noticias, Confidencial, etc. Hay que combatir la mentira, leer otros medios que han escrito y escriben sobre Nicaragua. Hay que luchar el pueblo de Nicaragua y la no intervención de organismos injerencistas ya que Nicaragua está nuevamente siendo agredido injustamente por grupos que solo quieren el poder y quitarle el derecho al pueblo de vivir en Paz.

¡Siempre adelante! Nunca dejaré mi lucha por mi Nicaragua. Mis años en el extranjero me han hecho crecer. He mantenido mi cultura y he tomado lo nuevo de otras culturas. Me ha ayudado a identificarme con mi pueblo y voy a defender a mi patria con la palabra ya que es necesario desmentir las falsas noticias que están llegando a Europa sobre la situación de Nicaragua.

Rusia: “EEUU intenta colapsar gobiernos no deseados en América Latina”

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha insistido este miércoles en su gran rueda de prensa anual en que Moscú mantiene una posición contraria a la intervención extranjera en los asuntos de Venezuela y en general en los de cualquier Estado.

«Hemos apoyado los esfuerzos de diálogo entre el Gobierno y la oposición […], que al final se disolvió porque en una parte de la oposición —la denominada oposición ‘intransigente’— hubo una influencia desde el exterior, principalmente desde EEUU», afirmó el canciller contestando a una pregunta de RT.

Lavrov indicó que fue precisamente esa injerencia externa la que «muy desafortunadamente» provocó la intransigencia de ciertas facciones de la oposición venezolana, al punto de que en torno suyo se comienzan a escuchar peligrosas especulaciones.

«Hemos escuchado declaraciones de una posible intervención militar en Venezuela, declaraciones de que ahora EE.UU. va a reconocer, o puede reconocer como presidente de Venezuela no a Nicolás Maduro, sino al jefe del Parlamento [Asamblea Nacional]. Todo esto es muy alarmante», aseveró el diplomático.

Hablando en Moscú ante unos 550 reporteros, en su mayoría extranjeros, Lavrov externó sus conclusiones al respecto. «Todo esto apunta a que EE.UU. mantiene entre sus líneas y acciones prioritarias el colapso de los gobiernos no deseados en América Latina, por supuesto, pero también en otras regiones», acotó.

En opinión del analista internacional José Manzaneda, el apoyo de potencias como Rusia y China evidencian que no hay «nada más lejos de la realidad» que el presunto aislamiento de Venezuela. En cuanto a la Presidencia de Maduro, el experto señala que su legitimidad democrática «estaría fuera de toda duda» de acuerdo a lo demostrado en las urnas, «salvo desde el punto de vista de los intereses geoestratégicos de EEUU. y sus satélites en América Latina».

– El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, llamó este martes por teléfono al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (AN), Juan Guaidó, para reconocer al Parlamento como «el único cuerpo democrático legítimo» en el país suramericano, reseñó un despacho de Reuters.

– La AN, que se encuentra en desacato y cuyas decisiones son nulas, aprobó este martes un acuerdo sobre la «usurpación de la Presidencia» por parte de Nicolás Maduro, quien fue juramentado recientemente por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para el periodo 2019-2025 y ratificado por la plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

– Este martes, Maduro dijo que el TSJ aplicará los correctivos legales a aquellos «que se quieran burlar de la Constitución», mientras que el presidente de la ANC, Diosdado Cabello, informó que ya fueron designados jueces y fiscales para investigar las acciones del Parlamento que «violan» la Carta Magna. Caracas ha reiterado que el desconocimiento al Gobierno democráticamente electo forma parte de «un golpe de Estado» alentado desde EEUU.

Comisión de la Verdad coteja daños provocados por golpistas

La Comisión de la Verdad, Paz y Justicia de Nicaragua constató el miércoles los daños en infraestructura y patrimoniales causados por protagonistas del intento de golpe de estado en las ciudades de Masaya y Granada.

En Masaya, 30 kilómetros al sur de Managua, los miembros de la Comisión recorrieron el afamado mercado de artesanías, en el cual 80 establecimientos resultaron víctimas del vandalismo de los grupos violentos.

Orlando Noguera, alcalde la llamada Ciudad de las Flores, les detalló los destrozos causados, además de al mercado, a la Alcaldía y al museo de los héroes y mártires.

El museo fue quemado con el fin de borrar nuestra historia, explicó el primer edil, quién se refirió también a la destrucción de 13 camiones recolectores de basura y cuantiosos daños a las obras viales.

A 200 millones de córdobas (unos 620 mil dólares al cambio oficial) ascendieron los daños ocasionados a la municipalidad, una de las más afectadas durante el fallido golpe de estado, resume el portal de noticias.

Aún quedan secuelas del dolor vivido y sabemos que para que exista paz debe haber justicia, castigo para quienes provocaron dolor y muerte hacia el pueblo y nuestra institución, dijo el comisionado general Luis Barrantes, jefe de la delegación de la Policía Nacional en Masaya.

La ciudad colonial de Granada, fundada en 1524 y una de las principales atracciones turísticas de este país centroamericano, fue otra de las más afectadas por el terrorismo desatado a partir del 18 de abril último.

El perjuicio más significativo tuvo que ver con la destrucción de la infraestructura histórica del que fuera el edificio municipal, quemado en su totalidad.

Julia Mena, alcaldesa de “La Gran Sultana”, acusó al golpismo como responsable de acabar con más de 200 años de historia colonial en la ciudad, en la cual causó la pérdida de más de mil 500 volúmenes de manuscritos y piezas históricas.

Granada es un destino turístico que ya se había posicionado como un lugar hermoso en el mundo, un patrimonio histórico invaluable en el cual se manifiesta el estancamiento provocado en la fuente de producción y desarrollo por estos hechos, comentó el analista Cairo Amador, integrante de la Comisión.

Partidos Políticos se preparan para elecciones regionales

Los partidos políticos que participan en las elecciones regionales de Nicaragua, firmaron en esta capital un acta de compromiso por eventuales daños a terceros que pudieran originarse durante la campaña electoral.

El proceso electoral en esta etapa solo incumbe a las regiones autónomas del Caribe Norte y Sur, que elegirán a 90 concejales el próximo 3 de marzo, como fin de la campaña que comienza el 17 de enero.

Representantes de las dos alianzas y 11 partidos políticos que participan en los comicios firmaron la fianza solidaria por daños a terceros.

Ello será ante una comisión presidida por el director de Atención a Partidos Políticos del Consejo Supremo Electoral, Julio Acuña, y el Inspector General de la Policía Nacional, comisionado general Jaime Vanegas.

Por la alianza Unida Nicaragua Triunfa que encabeza el Frente Sandinista de Liberación Nacional firmó Edwin Castro, mientras que por el Partido Liberal Constitucionalista lo hizo María Haydee Osuna, y Carlos Canales por Alianza por la República.

Otros que rubricaron el compromiso fueron los representantes de los partidos Liberal Independiente, Ciudadanos por la Libertad, el indígena Yatama, y el Partido Autónomo Liberal.

USAID preparó fallido golpe de Estado

Grupos de izquierda procedentes de 21 países, acusaron este domingo a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), durante un foro de solidaridad con el Gobierno de Nicaragua, de haber preparado las condiciones para derrocar al presidente del país, Daniel Ortega.

“Desde este Foro de Amor, Paz y Solidaridad con Nicaragua, denunciamos cómo la Usaid preparó las condiciones para un golpe contra el Gobierno de Nicaragua”, señaló en un pronunciamiento ese cónclave, que se reunió por dos días en Managua.

La USAID, a criterio del foro, financió a “grupos opositores en Nicaragua que promovieron las actividades del derrotado intento de golpe, entre abril y julio del año pasado”, en el marco de las manifestaciones callejeras contra el Gobierno de Ortega.

“En este Foro quedó claro que intereses ajenos a la paz y al progreso de los pueblos, sumado a una persistente campaña mediática que faltó a la verdad sobre lo que ocurría en Nicaragua durante la asonada golpista, no lograron doblegar a un pueblo que tiene claro que su lucha es también la lucha de los demócratas y revolucionarios del mundo”, indicó en otro punto.

Asimismo, destacó que “la experiencia” de los dirigentes sandinistas “en detectar las maniobras imperiales que nunca han perdonado a esta Nicaragua digna que supo hacer y consolidar su revolución popular, sumado a la unidad en la base social y a una disciplinada organización, pudieron contener al golpismo y derrotar al sector opositor de derecha más indolente”.

Por tanto, en el pronunciamiento rechazaron “la persistente intervención de la Embajada de los Estados Unidos (en Managua) y la USAID en los asuntos internos de Nicaragua”.

Del mismo modo, denunciaron “con fuerza el deleznable rol que está cumpliendo -bajo el guión hipócrita inspirado desde el poder del imperio- el Secretario General de la OEA (Luis Almagro) que intenta llevar a ese organismo por los caminos de la agresión e injerencia permanente en los asuntos internos”, al promover la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua.

Los participantes de ese foro son originarios de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Corea del Norte, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Italia, México, Nicaragua, Panamá, Reino Unido, República Dominicana y Rusia.

Rusia ve alarmantes planes de reconocer al jefe del Parlamento venezolano como presidente

Sputnik

Moscú.- El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, expresó su preocupación por el propósito de Washington de reconocer como presidente de Venezuela al diputado opositor Juan Guaidó, que funge como dirigente del Parlamento en desacato.

«Ha trascendido que ahora Estados Unidos reconocerá o podría reconocer como presidente de Venezuela al jefe del Parlamento y no a Nicolás Maduro (…) Esto es alarmante», dijo Lavrov en una rueda de prensa.

Esto sugiere, agregó el canciller ruso, que los estadounidenses continúan con su línea orientada a tumbar a Gobiernos que no comulguen con sus políticas.

Lavrov reiteró el apoyo de su país a los esfuerzos internacionales para restablecer el diálogo entre el Gobierno venezolano y la oposición, un diálogo que de momento patina por «la influencia, ante todo, de Estados Unidos sobre el sector irreconciliable de la oposición»

«Precisamente esa influencia ha convertido a un sector de la oposición en irreconciliable y esto es muy lamentable», subrayó.

El canciller ruso instó a Estados Unidos y otros países a evitar cualquier tipo de injerencia en los asuntos internos de Venezuela.

El 15 de enero, la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, aprobó el proyecto de Acuerdo de Ley sobre la declaratoria de usurpación de la presidencia por parte del jefe de Estado, Nicolás Maduro.

La pugna entre el Gobierno venezolano y la oposición se ha exacerbado desde que Nicolás Maduro asumiera su segundo mandato presidencial el pasado 10 de enero.

Maduro, heredero del fallecido líder Hugo Chávez, ganó las elecciones presidenciales en mayo de 2018 con más del 67% de los votos, pero esos resultados no fueron reconocidos por muchos países del mundo.

Estados Unidos y varios países de su órbita no reconocieron los resultados de las elecciones.

Siempre solidarios con quienes luchan y resisten al imperialismo

El Partido Vanguardia Popular, en relación con la publicación inserta en la página 6A del periódico La Nación de fecha 14 enero del año en curso y con el título: “Embajadores de Nicaragua y Cuba crean nexos con grupos políticos ticos”, considera necesario hacer las siguientes observaciones:

SEÑORES DE LA NACION
SEREMOS SIEMPRE SOLIDARIOS CON LOS PUEBLOS QUE LUCHAN Y RESISTEN CONTRA EL IMPERIALISMO YANQUI
PARTIDO VANGUARDIA POPULAR

El Partido Vanguardia Popular, en relación con la publicación inserta en la página 6A del periódico La Nación de fecha 14 enero del año en curso y con el título “Embajadores de Nicaragua y Cuba crean nexos con grupos políticos ticos” considera necesario hacer las siguientes observaciones:

1.- Avalamos las declaraciones del Comité de Solidaridad con Nicaragua, del que forman parte un grupo de militantes del Partido Vanguardia Popular.

2.- En cumplimiento de nuestros deberes internacionalistas también somos parte de los comités de solidaridad con los pueblos hermanos de Cuba, de Venezuela, de Bolivia y de Palestina, así como a todos aquellos que luchan por su autodeterminación y contra la injerencia imperialista. Nuestra solidaridad es la respuesta fraternal a los pueblos que viven resistiendo las agresiones permanentes y brutales del imperialismo yanqui.

3.- Los miembros del Partido Vanguardia Popular repudiamos y combatiremos siempre las maniobras imperialistas, dispuestas siempre para el uso de métodos inmorales, violentos y criminales contra pueblos y gobiernos que heroicamente entregan su capacidad de sacrificio y hasta sus vidas, para consolidar su independencia y hacer efectiva la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

4.- Consideramos que todos los combatientes antiimperialistas, en cualquier lugar del mundo, son nuestros hermanos. Esa fraternidad es indestructible porque no es coyuntural, es un deber irrenunciable, puesto que su abandono solo tiene un nombre: traición.

5.- Guardaremos siempre el más profundo respeto y admiración por los compañeros que han colaborado en la lucha de pueblos hermanos, representados por Yamileth López, Pepe Romero, Adolfo García Barberena, caídos en Nicaragua al lado del FSLN y a José Ángel Marchena Moraga, quien entregó su vida al lado de compañeros del FMLN en El Salvador.

6.- Los representantes de los pueblos hermanos de Venezuela, Nicaragua, Bolivia y otros países directamente agredidos por el imperialismo, serán siempre nuestros amigos y nuestros hermanos. Nos unen lazos políticos, ideológicos y éticos. Nuestra casa –la sede Carmen Lyra—tendrá siempre sus puertas abiertas para ellos.

7.- El Partido Vanguardia Popular fue fundado en 1931, desde entonces hemos luchado por la independencia de nuestro pueblo y por la justicia para los obreros, los campesinos, los pequeños empresarios, los estudiantes y por toda la clase trabajadora. Durante 27 años nos mantuvieron ilegalizados y siempre se nos ha perseguido. Pronto cumpliremos 88 años de lucha. Hemos luchado en las buenas y en las malas y seguiremos ese mismo camino. Hemos cometido errores, pero nunca traiciones.

Nuestra misión histórica fundamental es construir en nuestro suelo una sociedad socialista.
San José, 14 enero 2019

2019: Latinoamérica y el Caribe en la mira de Washington

Roberto Carpio Rubio

Aunque el último trimestre del 2018 estuvo marcado por acontecimientos con un fuerte impacto en el sistema internacional, es posible que 2019 se caracterice por la intensificación del conflicto entre las grandes potencias. El gobierno estadounidense ha decidido retirarse de Siria tras haber sido vencido por la coalición ruso-siria, lo que demuestra que las relaciones de poder, al igual que los objetivos estratégicos estadounidenses, rusos y chinos, se han replanteado. Rusia se fortalece como el mayor riesgo militar y China continúa siendo la principal amenaza económica para los Estados Unidos y sus aliados. Mientras aumenta la influencia de China y de Rusia en el mundo, el gobierno de Trump comienza a resguardar su retaguardia controlando su “patio trasero” y haciéndole sentir su presencia.

Latinoamérica y el Caribe son de vital importancia para la seguridad nacional de los Estados Unidos. La presencia de otras potencias en nuestros territorios alarma al gobierno de Trump. Ante ello, este año, podemos esperar acciones que girarán en torno a cuatro ejes fundamentales jerárquicamente identificados: asfixiar política y económicamente a gobiernos considerados altamente riesgosos para los intereses nacionales de Estados Unidos; deslegitimar y desacreditar las acciones políticas ejecutadas por gobiernos de izquierda; influenciar y persuadir a la sociedad de países estratégicos con el propósito de lograr resultados electorales que favorezcan los intereses políticos y económicos estadounidenses; y, fortalecer a gobiernos serviles que han facilitado la consecución de sus objetivos. Estos ejes no son excluyentes uno de otro, sino que se aplicarán de manera sistémica, de acuerdo con la realidad de cada caso.

El ataque sistemático y continuo que ha recibido Venezuela no cesará, de hecho, se incrementará gracias a la conformación del Grupo de Lima, un club de gobiernos amigos de Estados Unidos que opera diplomáticamente en contra del gobierno bolivariano.

Bolsonaro y Duque, por ejemplo, han manifestado que una intervención militar en Venezuela no se puede descartar. Ante ello y con el precedente de Siria, Rusia ha convenido establecer acuerdos de cooperación militar con Venezuela, y de ser necesario enviar equipamiento y armamento defensivo. Otro gobierno que tendrá que continuar defendiéndose de los ataques silenciosos, pero nada disimulados de Estados Unidos es el de Daniel Ortega.

En Nicaragua, las redes sociales han sido instrumentalizadas para incentivar discursos de odio y para generar caos en algunos sectores, a través de acciones altamente mediatizadas y viralizadas, tal y como sucedió en Venezuela. No obstante, estas expresiones violentas no representan la mayoría de la ciudadanía, misma que se ha manifestado por la pacificación y en contra de la violencia exacerbada y el vandalismo.

La oposición cubana ha comenzado una fuerte campaña de desprestigio y descrédito contra la redacción, por parte de la Asamblea Nacional del Poder Popular, de la Nueva Constitución de la República. Dicha oposición, principalmente representada por el lobby cubano en Miami, mismo que cuenta con gran poder gracias al apoyo político y financiero que recibe desde Washington, ha deslegitimado el trabajo de la Asamblea al expresar que es una farsa y un engaño. Los argumentos que sostienen son: que existe un intento de fortalecer el socialismo, que el Estado se mantiene como regulador de la economía y que el Partido Comunista tiene preponderancia en la vida política de la nación. Todos los argumentos vislumbran en el discurso de la oposición, la influencia que tiene el gobierno americano y como priman sus intereses.

Por otro lado, la investidura de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de la República Mexicana representa un fuerte golpe a los intereses de su vecino del norte. México, que ha estado intensamente tutelado por Estados Unidos durante las últimas décadas, vuelve a mostrarse soberano y respetuoso del principio de no intervención, mismo que se originó en 1930 en su territorio y que es reconocido en el derecho internacional hoy en día. Las directrices políticas y disposiciones presidenciales dadas por López Obrador han causado la breve conformación de una oposición conservadora y que representan los intereses partidistas priistas y panistas que tanto daño causaron a México y que favorecieron, en un desesperado entreguismo, los intereses de la Casa Blanca.

Cada acción que se toma por el gobierno de MORENA está en la mira y es fuertemente criticada por los medios de comunicación que representan intereses contrarios a los nacionales. Se deslegitima políticamente al gobierno de la “Cuarta Transformación”, para evitar que se convierta en el nuevo referente de progresismo en la región.

El gobierno mexicano debe ser el último gobierno progresista que puede ascender. Algunos como Brasil, Argentina y Ecuador tuvieron que enfrentar el fenómeno del lawfare. Otros como Venezuela, Nicaragua y Cuba enfrentan bloqueos comerciales e incentivos al desorden y violencia interna. Es imprescindible para Estados Unidos evitar que electoralmente gobiernos progresistas asciendan al poder. Mientras Cristina Fernández se configura como la principal opción para alcanzar el sillón de la Casa Rosada, los ataques en su contra buscan ilegalmente eliminarla de la competencia, tal y como lo lograron con Lula da Silva en el Brasil.

Por otro lado, el caso boliviano es aún de mayor dificultad puesto que Morales cuenta con una alta legitimidad y ha sido validado para participar constitucional y legalmente como candidato de reelección. El descrédito en contra de Morales se intensifica con el fallo de La Haya sobre la posible salida al mar para Bolivia y los costos de la demanda. Para bienestar de Estados Unidos y su mayor tranquilidad, ni en Argentina ni en Bolivia pueden existir gobiernos progresistas al final de 2019, especialmente por el simbolismo que implicaría en toda la región.

Finalmente, los gobiernos y partidos políticos retadores afines a Estados Unidos serán fortalecidos y congratulados por el gobierno de Trump, ya que han cumplido con la tarea de proteger intereses y cumplir con objetivos de la Casa Blanca. Los platos rotos serán pagados económica, social y políticamente por la ciudadanía.

El Brasil de Bolsonaro corre el riesgo de convertirse en un Estado fascista, en el cual hay regresión de derechos y en el que las medidas económicas van en contra del bienestar del medio ambiente y de la sociedad. La Colombia de Duque, misma que a través de cortesías discursivas ha determinado que la independencia de Colombia sucedió gracias a Estados Unidos, contará con mayor respaldo militar este año.

El Plan Colombia se intensificará, incrementarán los asesinatos a líderes sociales y aumentará el depósito de armas que podrán utilizarse para erradicar a través de paramilitarismo a más líderes sociales o incluso para acompañar a una posible intervención armada en Venezuela. El gobierno ecuatoriano se sostendrá, pese a su ilegitimidad, gracias al apoyo de poderes fácticos que representan únicamente intereses extranjeros y gracias al servilismo que ha mostrado a favor de la Casa Blanca en el Caso Assange.

En conclusión, durante el año que arranca, la presión de Washington sobre Latinoamérica y el Caribe se recrudecerá. La guerra la juegan China, Rusia y Estados Unidos, pero el campo de batalla es el mundo, y nuestra América no se salva de ser parte del mismo. Las luchas estadounidenses son: reducir la presencia económica y comercial de China en la región; reconquistar los territorios otrora bajo su tutelaje; y, evitar que Rusia ponga armamento y equipamiento en nuestra región, pues si lo logra, los Estados Unidos serán acorralados y reducidos hasta su propia cancha.

¿Quiénes fabrican pretextos que encienden la llama de la guerra?

Francisco Arias Fernández | Granma

La intención no es nueva, pero la decisión de la Casa Blanca la ha exteriorizado sin escrúpulos el halcón CIA, Mike Pompeo, con disfraz de secretario de Estado, cuando aseguró en un comunicado que su país «continuará usando todo el peso del poder económico y diplomático de Estados Unidos» contra el gobierno bolivariano.

Poco antes de la juramentación de Nicolás Maduro como presidente, Washington, anunció que aumentará la presión «apoyando a la democrática Asamblea Nacional (Parlamento) y pidiendo democracia y libertad en Venezuela», escribió en Twitter el belicoso y sanguinario consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, fanático de las bombas y las patrañas diplomáticas que conducen únicamente a las armas.

El canciller venezolano Jorge Arreaza acusó a Bolton de «promover un golpe de Estado en Venezuela, atentando contra la Constitución, la democracia y la Paz en el país». El Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país denunció que «esta conspiración, encabezada por el consejero de Seguridad Nacional del Gobierno estadounidense, intenta imponerle por la fuerza al pueblo venezolano un gobierno títere cuyo mandato no responda a la Constitución ni a la voluntad popular, sino a los intereses de las transnacionales estadounidenses, como ya lo intentaron sin éxito en el año 2002».

Washington ha escalado la guerra mediática, económica-financiera, político-diplomática y las acciones de subversión interna contra Caracas a niveles inéditos, con el descarado propósito de derrocar a un gobierno legítimamente elegido, defensor de una revolución bolivariana que ha beneficiado fehacientemente a las grandes mayorías del pueblo.

Después de resistir dos décadas de agresiones y golpes de Estado, de someterse a una cifra récord de procesos electorales en los que se ha enfrentado a la oposición y EEUU, el Gobierno chavista afronta la vil obsesión de desaparecerlos del mapa con todas las armas de la guerra no convencional, en etapa de alta intensidad, en la que constantemente se está incitando a los militares y policías al zarpazo dictatorial; en el que se vuelve a utilizar el hambre y la escasez como armas para provocar la implosión.

Los enemigos de Venezuela calientan las fronteras en aras de fabricar un pretexto que encienda la llama de la guerra entre países hermanos, que facilite la intervención militar del Pentágono. Mientras a nivel global estrechan el cerco con resoluciones que tratan de desconocer la voluntad soberana del pueblo venezolano, para imponer desde fuera la voluntad del imperio que los presiona con sus millones y chantajes.

Para los servicios especiales, el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado, reforzados con exponentes de la ultraderecha fascistoide, es continuidad de un largo proyecto antichavista que ha experimentado todo tipo de operación de inteligencia, subversión y costosos presupuestos, que van desde la rara e imprevista enfermedad del presidente Hugo Chávez hasta la injustificada declaración de Venezuela como amenaza a la Seguridad Nacional de EE.UU. por la administración de Barack Obama en sus postrimerías.

Los «legítimos» para el gobierno de Donald Trump son los golpistas del 2002 que EE.UU. estimuló y reconoció; los protagonistas del sabotaje a la industria petrolera estratégica para la supervivencia de los venezolanos; del terrorismo callejero en episodios
desestabilizadores casi anuales; los mercenarios que atentan contra la paz y roban los recursos nacionales en la frontera; los especuladores financieros que disparan precios y tazas de cambio para enfurecer al pueblo.

Por supuesto, se trata de la oposición fracturada, desprestigiada y aprovechada, que sobrevive financiada, entrenada y utilizada por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), la Fundación Nacional para la Democracia (NED), la cia, el Departamento de Estado, el Pentágono, la Casa Blanca, la OEA y la Unión Europea, que pese a las alertas de que respeten la paz y la soberanía, con su actuación irresponsable y cómplice con la obsesión de EEUU solo conducen a un baño de sangre evitable en Venezuela.

No puede olvidarse que cuando el Gobierno de Maduro propició la mesa de conversaciones para la paz, con el auspicio de varios negociadores internacionales, entre ellos, el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, y estaba a punto de conseguirse un acuerdo mutuamente ventajoso con la oposición, los vilipendiados de Washington recibieron órdenes expresas de sus amos de retirarse e interrumpir abruptamente el camino diplomático.

De las declaraciones posteriores de Zapatero devino entonces la alerta de que un nuevo Irak o Vietnam eran posibles en América Latina, si EEUU. y Europa insistían en el camino equivocado al manejar el tema Venezuela. En una reciente entrevista reiteró que «la obsesión» contra ese país se debe a que «existe un interés gigantesco económico y político de carácter estratégico sobre lo que representa aquel país».

La historia demuestra que los buenos oficios de aquellas personalidades iban en contra de las directivas de la comunidad de inteligencia y el Pentágono, que no renuncian a las más grandes reservas petrolíferas del mundo y demás riquezas naturales del agredido país sudamericano.
La complicidad de países latinoamericanos que se comprometieron a propiciar una zona de paz en la región; las posiciones políticamente oportunistas de potencias, históricamente aliadas deEEUU., pero recientemente estrujadas por las ambiciones de la Casa Blanca, pueden conducir a un error irreparable no solo para la estabilidad regional, sino un atentado a la seguridad internacional.

Repartiendo equitativamente la riqueza del país a su pueblo y solidaria con Nuestra América, la Revolución Bolivariana de Venezuela conquistó un liderazgo regional e internacional, al tiempo que ganó la admiración y agradecimiento de millones en el planeta, que no quedarán de brazos cruzados ante el empecinamiento de Estados Unidos en aplastar su ejemplo y apoderarse de sus riquezas.

Una obsesión tan arcaica y cruel como la Doctrina Monroe, que se empuña como arma fundamental de la política exterior estadounidense, está tan pasada de moda como el fascismo derrotado por la humanidad en la década de los 40 del pasado siglo. Los alienígenas, que la defienden con nostalgia, están peligrosamente activos. Si para EE.UU. la única carta es la guerra, para el pueblo venezolano resistir es la única opción.

2015
Marzo: El presidente de EE.UU., Barack Obama, declara emergencia nacional por la amenaza inusual y extraordinaria que, a su juicio, representa Venezuela.

2016
Abril: El Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EEUU aprueba un proyecto de ley para extender, hasta 2019, las sanciones aplicadas a funcionarios del Gobierno Nacional.

2017
Febrero: La Oficina de Control de Activos de Estados Unidos incluye al vicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami, en una lista de personas vinculadas al narcotráfico, sancionándolo bajo la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico.
Julio: Tras la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aplicó sanciones a varios funcionarios públicos de Venezuela y su Presidente, congelando los activos sujetos a la jurisdicción en territorio estadunidense.

Agosto: El Departamento del Tesoro sancionó a varios constituyentes, alcaldes, gobernadores y personal de la Guardia Nacional Bolivariana.
El gobierno de EEUU. mediante la Orden Ejecutiva 13808, prohíbe a los bancos estadounidenses realizar transacciones con el Gobierno o con Petróleos de Venezuela, s.a., así como transacciones en bonos emitidos por el Estado y la estatal petrolera. Es la primera sanción emitida al sistema económico y financiero de Venezuela.

2018
Marzo: El presidente Donald Trump prohíbe las transacciones, la provisión de financiamiento y demás operaciones con cualquier moneda digital emitida por el Gobierno de Venezuela.
Abril: El jefe del Comando Sur de EEUU., Kurt Tidd, declaró que la situación en Venezuela «podría acabar exigiendo una respuesta a nivel regional».
Julio: El Gobierno estadounidense sancionó a 13 funcionarios, exfuncionarios y militares venezolanos, en un intento por intervenir en la política local e impedir la elección de los candidatos para la ANC.
Agosto: El mandatario estadounidense amenazó a Venezuela, al expresar que tenían muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar.
Noviembre: El asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton anuncia nuevas medidas contra Venezuela, y también contra Cuba y Nicaragua.

La OEA en el rol del Judas Iscariote de América

Elso Concepción Pérez | Granma

* Es el momento de que los pueblos de la región despierten y se propongan desenmascarar la embestida contra Venezuela y Nicaragua.

Me pregunto: ¿para qué sirve la OEA? ¿Vale la pena pertenecer a ella? ¿Por qué no hacer un frente común latinoamericano y caribeño y desenmascararla junto a su actual secretario general, Luis Almagro?

Lo que ocurre hoy contra Venezuela y Nicaragua me hace recordar el año 1960, 12 meses después de haber triunfado la Revolución Cubana, la misma OEA de nuestros tiempos, confabulada y servil a los dictados de Estados Unidos, la emprendió contra Cuba.

Fue en esa fecha, en la VII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, convocada para San José, Costa Rica, cuando se instaba a condenar a la Isla en una acción en la que el Gobierno norteamericano pretendía crear un contexto político y diplomático favorable para aislar a nuestro país y de esa forma enmascarar los planes de agresión militar que preparaba la CIA, según el Programa de acción encubierta contra el régimen de Castro, contenido en la directiva secreta aprobada el 17 de marzo de 1960.

Cómo no recordar por estos días en que Washington ha montado el mismo escenario, esta vez acompañado de una feroz campaña mediática, contra naciones latinoamericanas como Venezuela y Nicaragua, la posición cubana presente en la cita de la OEA de Costa Rica en 1960, en voz del Canciller de la Dignidad, Raúl Roa García. Cómo olvidar las exclamaciones de todo un pueblo de «con OEA y sin OEA ganaremos la pelea».

Sobre la decisión de la OEA de aislar a Cuba, el Comandante en Jefe Fidel Castro dijo que la reunión de Costa Rica fue una lección para los pueblos de América, que no perdonarán jamás la traición de los que, en bandeja de plata, le fueron a llevar al imperio los derechos de la nación cubana.

Quienes suscribieron el documento, «¡pa¬sarán a la historia como los Ju¬das Iscariote de América!», dijo Fidel en referencia al Judas que, según los evangelios canónicos, fue el apóstol traidor.

Ejemplos sobran, lo mismo para demostrar que la OEA es solo un instrumento imperial, que actúa de manera injerencista contra los pueblos de la región, que para desenmascarar a un traidor como Luis Almagro, convertido en el más furibundo enemigo de América Latina, a la vez que el más sumiso de los servidores de los gobiernos estadounidenses.

La última de estas campañas de la más desprestigiada de todas las instituciones ha sido la labor injerencista contra dos gobiernos democráticamente elegidos en la región: el de Venezuela y el de Nicaragua.

Contra la nación bolivariana han superado cualquier pronóstico, han dictado resoluciones irrespetuosas y groseras, han encabezado una guerra mediática para desestabilizar al país y crear un verdadero caos en la región.

Lo último, ya desnudo por completo, el señor Luis Almagro ha escrito en un tuit: «Saludamos la asunción de Guaidó como Presidente interino de Venezuela conforme al artículo 233 de la Constitución Política. Tiene nuestro apoyo, el de la comunidad internacional y el del pueblo venezolano».

Se trata de la primera reacción de la OEA y su secretario general a las declaraciones del titular de la Asamblea Nacional de Venezuela (en desacato), Juan Guaidó, de asumir la presidencia del país bolivariano, luego de calificar de «usurpador» al mandatario legítimo, Nicolás Maduro.

Es, sin lugar a duda, una escalonada guerra contra esa nación y, a su vez, una desvergonzada forma de inmiscuirse en los asuntos internos de un país.

CONTRA NICARAGUA

Respecto a otro estado soberano de la región, Nicaragua, la OEA emprendió la aplicación de la Carta Democrática, que puede llevar a la suspensión de la membresía del país centroamericano, según reporta efe.

El discurso de Luis Almagro en la última reunión de la OEA, además de largo e injerencista, lo retrató como el mentiroso que es y, como hicieron hace 60 años contra Cuba, ahora fabrican una farsa intervencionista con aquello de que «en la democracia no puede existir represión, ni violación de derechos humanos a opositores, estudiantes, políticos, campesinos, civiles y menores de edad».

Lo interesante de todo esto es que allí, en el recinto donde se recicla a una OEA que carece de credibilidad, estaban representantes de países como Chile, Argentina, Brasil, Colombia y otros, escenarios diarios de la represión contra estudiantes, obreros, maestros, indígenas, y donde mueren asesinados cientos de líderes sociales. Todo esto se hace en nombre de una democracia como la que defiende el Judas de Luis Almagro.

Nuestros pueblos, en algunos casos confundidos ante la actual embestida reaccionaria montada desde Washington y secundada por la OEA, sabrán desenmascarar a los traidores que hoy votan contra Venezuela y Nicaragua, como mismo lo hicieron contra Cuba, y estoy seguro lo harán en el futuro, siempre que no actuemos a tiempo y nos unamos, entonces, descalifiquemos a la OEA, a Luis Almagro y al autoproclamado Grupo de Lima.