Descubren trampa prehistórica para peces en Alaska

Un equipo de arqueólogos encontró el pasado viernes una trampa para peces prehistórica, cerca de la boca de un arroyo de salmón en la isla Kodiak, ubicada en Alaska.

La trampa está en la franja de costa que está cubierta por agua del océano en la marea alta y expuesta en la marea baja.

Los arqueólogos del Museo Alutiiq en Kodiak encontraron la trampa. Por su parte, el curador del museo, Patrick Saltonstall explicó el funcionamiento de la misma.

“Durante la marea alta, los salmones podrían nadar hacia el arroyo, pero cuando la marea bajaba, los peces se quedaban atrapados en uno de los dos corrales, afirmó Staltonstall.

En este sentido, el arquélogo sostuvo que, pese a que ya han sido encontradas otras trampas en la isla, el hallazgo de esta trampa es catalogado por Saltonstall como “nunca antes visto”.

“Estas son las primeras que encontramos en la zona franja de costa y es muy emocionante (…) son unas pilas de rocas enormes. Tienen más de un metro de diámetro”, aseguró el arqueólogo.

Actualmente, la trampa no está en condiciones de capturar peces. Saltonstall sostuvo que “las paredes se han reducido y hay muchos huecos”, probablemente debido al golpeo de las olas contra las rocas durante siglos o por el fango que cubre la base.

Por su parte, el arqueólogo considera que la trampa fue utilizada hasta hace unos 500 años.

Fuente: teleSUR

Una expedición busca en el Pacífico a la legendaria aviadora Amelia Earhart

El mito de Amelia Earhart jamás ha tocado tierra. Desde que despegó por última vez, el 2 de julio de 1937, el misterio de la aviadora estadounidense se ha agigantado a medida que han fracasado las expediciones para hallar sus restos. Ese día, a las 12.30, Earhart partió del abrasado aeródromo de Lae, en Papúa Nueva Guinea, para completar una etapa más de su circunvalación al globo terráqueo. Pero en algún lugar del Pacífico, su Lockheed Electra bimotor desapareció. Aunque la mayoría de expertos considera que se estrelló en el mar, hay quien ha especulado que cayó prisionera de los japoneses, otros han alentado la teoría de un suicidio y no pocos indican que pudo alcanzar el atolón coralino de Nikumaroro. Un punto remoto en las islas Kiribati que con los años se ha vuelto centro de las investigaciones y donde ahora se encuentra una nueva expedición en busca de la pista definitiva. “Es un proceso lento y con muchos puntos muertos, pero avanzamos”, afirma a este periódico el director de la misión, Richard Gillespie.

Valiente y rompedora, la pecosa Earhart nunca fue una aviadora perfecta. Hasta sus más firmes defensores admiten sus lagunas en el manejo técnico de los aparatos y sus dificultades para adaptarse a las innovaciones tecnológicas. Pero apoyada en su fuerza de voluntad y una inmensa sangre fría, esta antigua asistente social logró abrirse paso en un mundo salvajemente machista y ocupar su puesto en la historia.

Su amor a los espacios aéreos había nacido el 28 de diciembre de 1920, en Long Beach. Bastó un vuelo turístico de 10 minutos para descubrir su destino y dar inicio a una acelerada carrera que le llevó a ser la primera mujer en cruzar el Atlántico, en hacerlo en solitario y en volar el Pacífico (de Honolulú a California).

Con una fama que luchaba por eclipsar la de Charles Lindbergh, la aviadora decidió dar el golpe definitivo circunvalando el globo. Tenía 39 años y vivía un momento dorado. Escribía para los periódicos, daba conferencias e incluso diseñaba ropa. Su nombre era una marca consolidada, y ella, flaca, tímida y de sonrisa entera, una leyenda viva.

El desafío arrancó el 1 de junio de 1937 en Miami. Desde ahí enfiló a Sudamérica y luego al este, por etapas, hacia África, India, Tailandia… La acompañaba el experimentado navegante Fred Noonan. Tras haber recorrido 36.000 kilómetros, algo más del 75% de su trayecto, llegó al aeródromo papuense de Lae. El siguiente destino era la Isla Howland, entre Australia y Hawái. Un salto de 4.000 kilómetros.

A las diez de la mañana del 2 de julio, con el cielo nublado, el aparato en malas condiciones y el combustible escaso, la aeronave despegó. Durante el vuelo, Earhart comunicó con un guardacostas estadounidense. Informó de que tenía mala visibilidad y poca gasolina. El 3 de julio, a las 8.45 emitió su último mensaje. “Estamos volando en la línea norte-sur”. Nada más se supo. Pese a la formidable misión de rescate ordenada por el presidente Franklin D. Roosevelt, los restos de la aeronave jamás fueron hallados.

Este vacío ha dado pábulo a todo tipo de hipótesis. La más firme, sustentada en su día por el Gobierno de EE UU, es que la nave se estrelló en el océano por fallo mecánico o falta de combustible. Pero muchos se resisten a aceptarlo y mantienen que pudo alcanzar el atolón de Nikumaroro. La isla, que ha registrado capítulos esporádicos de ocupación humana, estaba en aquellas fechas deshabitada. De espesa vegetación, pero sin agua potable, Earhart y Noonan pudieron fallecer ahí. Esta conjetura es la que mueve a la expedición. “Es posible que muriesen de sed o de hambre. También cabe que se intoxicaran comiendo pescado o de una infección tras cortarse con el coral”, comenta Gillespie.

Organizada por National Geographic, una compañía de viajes y el Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos, la misión basa su apuesta en los objetos de los años treinta que en otras visitas (la última fue en 2012) han sido recuperados en la isla. Entre las piezas rescatadas figuran un frasco de crema para las pecas, una navaja similar a la usada por Earhart, un zapato de hombre y otro de mujer, un panel de aluminio y un trozo de plexiglás similar al de una ventana del avión. Una pequeña colección de interrogantes que ahora pretende ser ampliada con ayuda de cuatro perros –Marcy, Piper, Kayle y Berkeley–, especializados en rastrear restos humanos. “Los perros son una idea de National Geographic, esperamos que descubran huesos y podamos analizar su ADN”, señala Gillespie.

El hallazgo, que muchos expertos consideran casi imposible, daría un vuelco a las teorías tradicionales, pero no pondría fin al misterio. Sería el aterrizaje de un enigma y el despegue de otro aún mayor: ¿cómo fueron sus últimos días? Ochenta años después del accidente, el misterio de Amelia Earhart sigue en el aire.

Fuente: El País

¿Cuál es la ciudad más antigua de Rusia?

Concretamente se trata de la ciudad de Panticapea, ubicada en el territorio de la moderna Kerch.

Kerch, ubicada en la parte este de Crimea, es la ciudad más antigua de Rusia, según el Consejo Científico del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias de ese país.

Concretamente se trata de la ciudad de Panticapea, ubicada en el territorio de la moderna Kerch, que se fundó en los años 610-590 antes de Cristo, confirmaron los arqueólogos y citado por Zvezdá.

“Panticapea fue la capital del reino del Bósforo. Por lo tanto, podemos hablar sobre el estado más antiguo en el territorio de la Rusia moderna”, explicó la directora del Museo Histórico-Cultural de Crimea Oriental, Tatiana Umríjina, quien agregó que  Kerch no solo es la ciudad más antigua del país, sino también la capital del primer estado situada en el territorio de la actual Rusia.

Gracias a los extensos trabajos de excavación vinculados con la construcción del puente de Crimea, pudieron hallarse gran cantidad de artefactos históricos que aclararon el pasado histórico de la zona.

Los científicos preparan los documentos que presentarán a la presidencia de la Academia de Ciencias de Rusia y al Gobierno para dejar constancia de la fecha.

Fuente: teleSUR

El Congo celebra el primer festival de la rumba y la elegancia

El primer festival de la rumba y la elegancia llega este viernes y domingo a la República Democrática del Congo con la intención de reubicarse en la palestra cultural mundial.

“De La Habana a Kinshasa” lleva por nombre la cita en esta capital, que tratará sobre las similitudes entre el género musical tanto en la República del Congo como en Cuba, manifestó el director general de la agencia Optimum Communication y organizador, Didier M’Pambia,

“Queremos aprovechar nuestras ventajas culturales con la óptica de una visibilidad internacional positiva”, comentó M’Pambia. En esta fiesta rendirán homenaje al padre de la rumba congoleña moderna Kalle Kabasele Tshamala, quien falleció el 11 de febrero de 1983 y era el máximo exponente del genero en la región.

Entre los invitados se encuentran Sam Mangwana, una de las voces grandes de esa manifestación en el país, así como Viva la Música, Fabregas, Alain Makaba, Le Karmapa, Evoloko Joker y el grupo cubano Quinteto Harmonia.

Precisó que desean que la rumba retome nuevamente las discotecas y tenga un lugar preeminente a otros ritmos extranjeros.

“No estoy predicando un autismo cultural. No se trata de cerrarse en nuestras certezas sino de proteger nuestra identidad”, detalló.

“Ella forma parte de nuestro patrimonio común y cimienta los vínculos entre congoleños. Hoy hay bastantes talentos de la Rumba para que podamos continuar haciendo bailar a África y al mundo”, enfatizó.

Fuente: teleSUR

Una juez ordena la exhumación de Salvador Dalí por una demanda de paternidad

Una juez de Madrid ha ordenado exhumar al pintor Salvador Dalí, fallecido el 23 de enero de 1989 y enterrado en su museo de Figueres (Girona), a fin de obtener muestras de su cadáver que permitan determinar si es el padre biológico de Pilar Abel, una gerundense nacida en 1956 que presentó una demanda para ser reconocida como hija del artista. El estudio del ADN del cadáver del pintor es necesario ante la falta de otros restos biológicos o personales con los que practicar la comparativa con la demandante, según explica la magistrada.

Según indica en un auto la juez encargada del caso, María del Mar Crespo, titular del Juzgado de Primera Instancia número 11, “es necesaria la prueba biológica de investigación de la paternidad de María Pilar Abel Martínez respecto de D. Salvador Dalí Domenech”, al “no existir restos biológicos ni objetos personales sobre los cuales practicar la prueba por el Instituto Nacional de Toxicología”.

La magistrada ordena que se libre un exhorto a los juzgados de Figueres para que el médico forense adscrito a estos proceda a la extracción de muestras del cadáver del pintor y sean remitidas al Instituto de Toxicología, al que corresponde la investigación. Contra esta decisión cabe recurso de reposición en el mismo juzgado. Según el abogado de la demandante, Enrique Blánquez, aún no hay fecha para proceder a desenterrar del cadáver del genial surrealista, aunque ha considerado que “podría tener lugar el próximo mes de julio”.

Pilar Abel Martínez, nacida en Figueres en 1956, dice ser hija de Salvador Dalí y lleva luchando porque se le reconozca su parentesco desde 2007. Su madre, que era natural de Pineda de Mar (Barcelona), le contó que había mantenido una relación clandestina con el pintor en Port-Lligat (Cadaqués), donde ella trabajaba como empleada de una familia que pasaba temporadas en la localidad. Sin embargo, en 1955 abandonó el trabajo y volvió a Castelló d’Empúries, de donde era vecina. Allí se casó y meses después, el 1 de febrero de 1956, nació ella.

Según la demandante, la primera vez que escuchó que era hija de Dalí fue en boca de su abuela paterna, quien le repitió en varias ocasiones “sé que no eres hija de mi hijo, que lo eres de un gran pintor, pero te quiero igual” y la acusaba de ser “rara como su padre [en referencia a Salvador Dalí]”.

“Tengo esperanzas de que tras tres pruebas de ADN, de las que nunca he visto los resultados, esta vez llegaremos hasta el final”, contó a este diario en 2015, cuando fue admitida a trámite la demanda. En caso que finalmente fuera reconocida como hija del genio surrealista, Abel tendría derecho a la legítima, a llevar su apellido, y a los derechos de autor, pero todo ello sería objeto de otra demanda.

La acción legal fue presentada contra el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, y contra la Fundación Gala Dalí, en condición de herederos legales del pintor. La Fundación Gala Dalí no ha querido pronunciarse por el momento sobre esta resolución judicial, según ha indicado a Efe una portavoz de la entidad.

Abel, que echó las cartas durante ocho años en un programa de Televisión de Girona, demandó en 2005 al escritor Javier Cercas porque se sintió aludida e insultada al verse reflejada en la el personaje de la pitonisa Conchi en su novela Soldados de Salamina. Le reclamó de 600.000 euros. Pero el juzgado de Girona archivó la denuncia en enero de 2006 al considerar que el personaje formaba parte de la ficción y que el escritor ni tan siquiera la conocía.

Fuente: El País