Diálogo nacional avanza tras superar impasse

El diálogo nacional por el entendimiento y la paz en Nicaragua entra hoy en una nueva fase, tras superar el segundo atasco del proceso mediante el logro de una agenda de negociación consensuada entre las partes.

En un comunicado conjunto, gobierno y oposición acordaron ‘desarrollar a lo inmediato y de manera simultánea los temas de liberación de todas las personas presas y detenidas y de la democracia y reformas electorales’.

Comprometidos con la paz, justicia, seguridad, democracia, estabilidad y progreso de Nicaragua, los miembros de la mesa de negociación acordaron la nueva agenda del diálogo, proclama el documento.

A continuación el escrito expuso por orden alfabético los temas generales “a ser luego desarrollados con amplitud en la mesa de negociaciones”.

En primer lugar citó el empeño de fortalecer la democracia y las reformas electorales para la realización de procesos en las urnas, así como los derechos y garantías ciudadanos.

De conformidad con el ordenamiento jurídico del país se procederá a la liberación en un plazo máximo de 90 días ‘de todas las personas presas y detenidas en el contexto de los hechos ocurridos a partir del 18 de abril de 2018’, especificó.

También será objeto de negociación la verdad, justicia, reparación y no repetición, al igual que los mecanismos de implementación de los acuerdos, agregó el texto.

Una vez logrados los acuerdos en la mesa ésta realizará gestiones internacionales para la obtención de apoyos a la implementación de los mismos.

En su momento y de común acuerdo entre las partes se hará un llamamiento a la comunidad internacional a suspender sanciones para facilitar el derecho al desarrollo humano, económico y social de Nicaragua, a fin de favorecer a los sectores más vulnerables de la población, concluyó la nota.

Con el acuerdo de la nueva agenda de negociación el proceso a favor de la paz iniciado el 27 de febrero luego de superar un nuevo impasse, que se dio como consecuencia de una ilegal manifestación callejera organizada por sectores de la oposición el pasado sábado.

El lunes el gobierno criticó la presencia en la manifestación de miembros de la Alianza Cívica, su contraparte en el diálogo, y los llamó asumir las conversaciones con mayor responsabilidad y seriedad.

En un comunicado aparte y en la propia fecha el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, aclaró que para la liberación de los detenidos y presos se cursó invitación formal al Comité Internacional de la Cruz Roja a fin de que acompañe y vele por el cumplimiento de las normas exigidas para el proceso.

Ambas delegaciones enviaron una invitación a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos para retomar el trabajo acerca de las reformas electorales.

A continuación el comunicado íntegro:

Comunicado de Prensa No. 7
El día de hoy, miércoles 20 de marzo del 2019, gracias a las gestiones del señor Nuncio Apostólico, como testigo y acompañante y el Delegado Especial del Secretario General de la OEA, y dado el acercamiento de posiciones alcanzado, se logró retomar el proceso de negociación en el campus del INCAE.

La mesa de negociación ha recibido esta tarde una comunicación del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en la cual expresa su decisión de liberar en un plazo no mayor de noventa días a todas las personas detenidas y presas en el contexto de los hechos ocurridos a partir del 18 de abril del 2018, de conformidad con el ordenamiento jurídico del país.

La mesa aprobó la Agenda de la Negociación, la cual se dará a conocer a continuación al pueblo de Nicaragua y a la Comunidad Internacional.

La mesa de negociación ha decidido hacer una invitación formal a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos para retomar el trabajo en el tema de reformas electorales.

La mesa de negociación acuerda asimismo hacer una invitación formal al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para que acompañe a la mesa en el proceso de liberación de todas las personas presas o detenidas.

La negociación se ha desarrollado en un ambiente de mutuo respeto.

Managua, 20 de marzo de 2019
***************
Agenda de la Negociación
Los miembros de la mesa de negociación, comprometidos con la paz, la justicia, la seguridad, la democracia, la estabilidad y el progreso de Nicaragua, acordamos la siguiente agenda y sus temas generales, en orden alfabético, a ser luego desarrollados con amplitud en la mesa de negociación:

• Fortalecer la democracia y reformas electorales para la realización de procesos electorales.
• Fortalecer los derechos y garantías ciudadanas.
• La liberación, dentro de un plazo máximo de 90 días, de conformidad con el ordenamiento jurídico del país, de todas las personas presas y detenidas en el contexto de los hechos ocurridos a partir del 18 de abril del 2018.
• La verdad, justicia, reparación y no repetición.
• Mecanismos de implementación de los acuerdos.
• Una vez logrados los acuerdos en la mesa de negociación, ésta realizará gestiones internacionales para la obtención de apoyos a la implementación de los mismos. En su momento, y de común acuerdo entre las partes, se hará un llamado a la comunidad internacional a suspender sanciones para facilitar el derecho al desarrollo humano, económico y social de Nicaragua, favoreciendo a los sectores más vulnerables de la población.
Nota: Las partes acuerdan desarrollar a lo inmediato y de manera simultánea los temas de liberación de todas las personas presas y detenidas, y de la democracia y reformas electorales.

Managua, 20 de marzo del 2019.

La Prensa se retracta y pide disculpas a Nuncio Apostólico

El diario La Prensa, de marcada oposición al gobierno sandinista, publicó un editorial donde pide disculpas al Nuncio Apostólico, Waldemar Stanislaw Sommertag, por ofensas publicadas en sus páginas.

“Nosotros ofrecemos públicamente nuestras disculpas al nuncio por ofensas a él que se hayan publicado en La Prensa. Eso no ha respondido a nuestra voluntad y sentimientos”, destaca el extenso texto en su último párrafo.

El resto del editorial hace referencia a los diversos ataques contra la labor del religioso, sobre todo en las redes sociales, y a su importancia como testigo mediador de la mesa de negociaciones entre las delegaciones del gobierno y la opositora Alianza Cívica.

Sommertag ha jugado en papel clave en los encuentros entre las partes, que reconocen su imparcialidad y compromiso para la búsqueda de soluciones consensuadas a los problemas que enfrenta Nicaragua desde el intento de golpe de estado de abril de 2018.

Sin embargo, el representante del Papa Francisco ha sido objeto de burlas y sus acciones y palabras distorsionadas por grupos opuestos al entendimiento, acciones que suscitaron reacciones de diferentes sectores en defensa del sacerdote polaco.

Entre quienes apoyan la gestión de Sommertag públicamente figuran el Arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes; los expertos de la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua; las delegaciones a la mesa de negociaciones, y familiares de prisioneros liberados gracias a su intervención.

Hace dos días Sommertag denunció los ataques en su contra, advirtió que su postura es de acompañamiento al pueblo, y que su único interés como testigo en la mesa de negociación es el de ayudar a encontrar soluciones a los problemas que enfrenta el país.

EU presiona sobre República Bolivariana

Donald Trump repitió en Washington lo que ya es el clásico: “todas las opciones están sobre la mesa” al referirse a Venezuela. A su lado estaba Jair Bolsonaro, quien había dicho que era necesario “liberar a Venezuela” pero ratificado lo que ya se sabía, la negativa a enviar soldados en una eventual intervención militar.

Durante el mismo día desde Roma, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliot Abrams, también afirmó que “todas las opciones están sobre la mesa”. Agregó luego: “Decimos que EE.UU. ha elegido el camino para ejercer presión diplomática y económica sobre el régimen para el futuro pacífico de Venezuela”. Sus declaraciones se dieron luego de la reunión con el viceministro de relaciones exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, donde, como se preveía, no hubo acuerdo entre ambas partes.

Las presiones diplomáticas y económicas se dieron durante este lunes y martes. En el primer caso tuvo lugar la acción ilegal de ocupaciones de tres sedes diplomática de Venezuela en EEUU, en Washington y Nueva York. En simultáneo el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, recibió a la enviada por Juan Guaidó, a quién reconoció como embajadora y recibió sus credenciales.

En la cuestión económica, el Departamento del Tesoro norteamericano sancionó ayer a la empresa estatal Compañía General de Minería de Venezuela (Minerven) encargada del oro, un bien que fue nacionalizado en el año 2011. Las sanciones aplicadas prohíben a cualquier persona o compañía estadounidense realizar negocios con Minerven. Así se cumplió la amenaza de Abrams del 12 de marzo, al afirmar que EE.UU. preparaba “nuevas y significativas sanciones contra Venezuela”.

El nuevo ataque se enmarca dentro de la cronología de los ataques contra Venezuela, que, como señala la investigadora Pascualina Curcio, han generado U$S114.302 millones de pérdidas. De ese total, 21.450 millones han sido producidos por las medidas coercitivas unilaterales, como, entre otras cosas, los bloqueos financieros, embargos comerciales, y el robo de activos de Citgo anunciado por John Bolton en el mes de enero.

Los 92 mil 852 restantes corresponden a lo que se ha dejado de producir como consecuencia del ataque a la moneda y su impacto sobre la inflación y la producción nacional.

Trump afirmó al lado de Bolsonaro que habrá “sanciones más duras”, y reiteró su llamado “a los miembros del ejército venezolano de terminar su apoyo a Maduro, que en realidad no es más que una marioneta de Cuba”.

“Todas las opciones” ha resultado hasta el momento la profundización del ataque sobre la economía, la conformación de un gobierno paralelo construido desde Washington, la demonización mediática coordinada entre grandes medios, el intento de ingresar a territorio venezolano el 23 de febrero, ataques paramilitares a cuarteles de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), el saboteo eléctrico que dio lugar al apagón que duró más de 72 horas en algunas partes del país.

¿Qué otras opciones? Esa es la pregunta a la que buscan respuesta quienes conducen el proceso golpista, es decir los hombres designados por Donald Trump.

Hasta el momento no se han dado tres elementos que podrían haber cambiado el curso de los acontecimientos a favor de su objetivo: un quiebre de la FANB, un levantamiento popular inducido por las dificultades económicas y actos como el saboteo, y el apoyo masivo, policlasista, a Guaidó. El “cese de la usurpación” no parece posible sin esas variables.

Significa que para avanzar en el objetivo del derrocamiento necesitan implementar otro tipo de acciones, de opciones, junto a las que ya están en proceso permanente de ejecución y continuarán, en particular la económica y el intento de quebrar la Fanb. Es en ese punto donde ingresa la hipótesis bélica. El factor armado que podría tomar varios formatos.

Se puede pensar en una combinación de grupos armados que realicen acciones de saboteo sobre la industria petrolera con el fin de dinamitar la producción, el intento de desestabilizar un territorio particular –como el estado Táchira o Zulia–. Las posibilidades son varias, los actores también: bandas criminales paramilitarizadas, estructuras paramilitares importadas de Colombia, fuerzas mercenarias privadas previamente formadas en guerras de Medio Oriente.

Estas opciones serían “inorgánicas”, es decir dirigidas desde EE.UU. sin ser reconocidas como tales. La opción de una intervención abierta asumida como tal, resulta menos probable por el momento, tanto por falta de consenso dentro de EE.UU., como en la región. Tampoco es probable la conformación de una coalición continental, un peso que recaería mayoritariamente sobre Colombia, tomando en cuenta las declaraciones de Bolsonaro, que expresan la negativa de las Fuerzas Armadas de Brasil, que ya habían trascendido.

Una hipótesis es que este final de mes sea utilizado para agotar las opciones que ofrece Guaidó, quien prometió recorrer el país y regresar con una movilización nacional a Caracas. Si no logra un mayor apoyo ni conmoción interna, entonces podría comenzar la fase anteriormente analizada.

Eso sería en caso de que los operadores norteamericanos mantengan la decisión de acelerar el ataque para buscar la caída o el acorralamiento de Maduro. La otra opción, a la cual parecen proclives, por ejemplo, en el partido demócrata, es no ir más allá de los ataques económicos y el aislamiento diplomático/comunicacional. En ese caso el escenario se prolongaría en estas variables actuales.

Venezuela rechaza influenciado “informe” de Bachelet sobre DDHH

* Venezuela repudió el miércoles el informe de la Alta Comisionada de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en el país suramericano.

La alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, alertó que las nuevas sanciones de EE.UU. podrían agravar la situación de Venezuela; sin embargo, dijo que su oficina documentó en el país caribeño “numerosas violaciones y abusos de derechos humanos perpetrados por las fuerzas de seguridad”.

El representante de Venezuela ante la ONU, Jorge Valero, rechazó tales acusaciones contra su país y aseveró que el informe de Bachelet está influenciado por una “falsa campaña mediática internacional”.

El diplomático venezolano reiteró también a Bachelet la invitación que le hiciera el presidente Nicolás Maduro para visitar Venezuela a fin de que pueda entender “la verdadera situación del país distorsionada por la falsa campaña mediática internacional que ha incidido en su informe oral”.

“Somos un país libre y democrático donde los derechos se disfrutan plenamente, de conformidad con la Constitución y las leyes (…) los derechos humanos, su promoción y protección, deben ser elementos sagrados para ONU”, denunció Valero.

El representante de Venezuela ante la ONU afirmó que elementos del máximo organismo internacional “no deben ser utilizados como pretexto para generar más violencia y violaciones de los propios derechos humanos”.

El Gobierno de Venezuela ha alertado en reiteradas ocasione que existe “una campaña para justificar un golpe de Estado en Venezuela, que ha sido preparado, financiado y apoyado activamente por la administración del presidente Donald Trump.

De igual forma, Caracas ha denunciado las redes sociales, desde donde los líderes opositores como el golpista Juan Guaidó y sus aliados extranjeros llaman a más violencia o hacen una campaña sociológica con noticias falsas.

Sin más argumentos, ¿qué inventarán ahora?

Margine Gutiérrez*

Van por más y más porque no se les puede acabar la jodedera. Dejarían de ser útiles al imperio. A los que están sentados en la mesa de negociación y a los politiqueros profesionales les importan poco los presos. Esos importan a su familia. Ellos los ponen como punto número 1 porque creen que el Estado se va a cerrar en ese tema y eso les va a oxigenar su desprestigiado accionar. Sueñan con que sea una bandera que movilice y enardezca al pueblo, pero nada.

La contraparte estatal acepta liberarlos y ellos se quedan sin argumento para hacer sus rabietas. Y eso es grave porque no pueden quedarse sin fundamento para la desestabilización. Les puede pasar las de Guaidó, que ya casi volvió a la nada y los gringos pueden buscar nuevos peones.

Cuando todo lo que pidan como prioridad número uno les sea concedido, van a pedir la Luna. Y recuerden, ellos no han ganado. Todo les está siendo concedido por un gran sentido de responsabilidad ante la nación de parte del Gobierno así como por expresa voluntad política de encauzar el diálogo y la negociación para salvar y desarrollar la patria. Para desmontar sus planes golpistas proimperialistas y alcanzar una paz duradera que impida retroceder a los meses de terror en que nos secuestraron, difamaron, torturaron, mataron y destruyeron el patrimonio cultural y arquitectónico de la nación.

* Tomado de Facebook.

Los presidentes arrodillados ante los gánsteres de la Casa Blanca

Luis Varese, periodista y antropólogo ecuatoriano.

Luis Varese*

Hace 85 años que Somoza mandó a asesinar a Augusto C. Sandino, el General de Hombres Libres, quien con su “pequeño ejército loco” expulsó a los marines yanquis de territorio nicaragüense.

“La soberanía no se discute, se defiende con las armas en la mano” anunció, y se fue para las montañas del norte a cumplir con su palabra. Ochenta y cinco años después, el FSLN y el Comandante Daniel Ortega, vuelven a escuchar la amenaza yanqui anunciada por Trump y por Bolton en días pasados.

Como hace 500 años hoy, los Felipillos y las Malinches aplauden al pretendido conquistador y los presidentes de algunos países latinoamericanos encabezados por el traidor Almagro, Secretario General de la OEA, se arrodillan con la esperanza de mirar pasar las tropas invasoras o proponen sus propias guardias para querer humillar a los pueblos dignos de Venezuela, Nicaragua y Cuba, en ese orden lo anuncia el espíritu del mal que ocupa la Casa Blanca.

Algunos presidentes de América Latina, 16 para ser exactos, reconocieron a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, mientras que 19 rechazaron esa propuesta del Secretario General, a pesar de la impositiva presencia del Secretario de Estado yanqui, Mike Pompeo. Es decir 19 Gobiernos guardaron la dignidad y no agacharon la cabeza como el humillante chicheñor de los 16.

La verdadera esencia es que todos estos genuflexos piensan sacar alguna tajada de la anunciada invasión de Estados Unidos, en primer lugar, con sus petroleras, mineras y empresas privadas de reconstrucción y seguridad, que financian a los mercenarios, como Blackwater y Halliburton, por ejemplo.

El presidente de Argentina Macri ya dijo que quiere participar en la “reconstrucción de Venezuela”, o sea que la da ya por destruida. Duque pone en riesgo la estabilidad de su propio país y la paz en su frontera y en toda Colombia, porque de hecho sabe que parte de los recursos van para él y su entorno. Las mineras canadienses se frotan las manos desde ya. Bolsonaro y los capitalistas brasileños piensan lo mismo.

Los socios minoritarios deben haber planeado y acordado las prebendas que les corresponden. Por supuesto que no hay ningún interés en el pueblo venezolano ni en la democracia y menos aún les preocupan para nada, el hambre y los derechos humanos.

¿Qué está en juego para los Estados Unidos? El control del petróleo a cuatro días de sus costas; el control del Caribe, puerta de entrada hacia el Pacífico, el control de la Amazonía la mayor fuente de agua y biodiversidad, que dejará de serlo si se implementan sus planes de sobreexplotación.

En su lucha por la hegemonía contra China, Rusia juega un papel determinante y puede ser su hundimiento también. Finalmente su deseo manifiesto de liquidar cualquier forma de socialismo y de defensa de la soberanía lo llevarán al desastre. Bruno Rodríguez, el joven y brillante canciller cubano, lo dijo con fina ironía: sus conceptos no son nuevos ni es la primera vez que se expresan desde ese púlpito nefasto que es la Casa Blanca.

Esa mezcla de doctrina Monroe, “América para los americanos” (léase para los yanquis blancos) y la persecución al socialismo y al comunismo (mackartysmo trasnochado) no serían más que frases huecas, si no fuera por el respaldo de los presidentes arrodillados, que como buitres carroñeros, esperan beneficiarse de lo que quede de esa anunciada invasión.

Estos presidentes y cancilleres arrodillados quedarán en la historia de América Latina como los peores vendidos y con la cara y las manos bañadas de vergüenza y ojalá que no de sangre, ni uno solo de sus nombres será olvidado por los pueblos dignos.

Las tácticas que quiere emplear el imperio son diversas: desde la invasión directa pasando por la introducción de mercenarios o “contratistas”, o el ataque de fuerzas combinadas de los ejércitos sumisos del continente.

Todo ello traerá sangre, destrucción y muerte para beneficiar a unas cuantas empresas y empresarios corruptos, pero traerá también la rebelión americana y con ella un largo periodo de inestabilidad y violencia en lo que era nuestro espacio de paz.

Que se cuiden mucho los gringos y quienes colaboraron con ellos, porque “la espada de Bolívar camina por América Latina” y los fusiles irredentos e insurrectos volverán a tronar.

Nosotros, todas y todos queremos la paz, deseamos la paz, luchamos por la paz, pero no soportaremos el yugo invasor. Los Felipillos y las Malinches deberán huir a Miami y los gringuitos deberán caminar por la sombra o mejor aún ni llegar. El repudio será total. Guaidó y la corte de los 16 arrodillados, pasarán a la historia como la vergüenza de la América entera.

Ojalá que aún recapaciten. Lo que está en juego es demasiado, no solo para nosotras y nosotros, no solo para nuestro continente, sino para la humanidad entera. Deténganse y respeten a quienes fueron elegidos y ratificados en justas electorales limpias.
Que ese quinteto de la muerte que dirige a Estados Unidos, gánsteres de la más baja calaña, se detenga o lo que se viene será horroroso. Agoten el diálogo hasta la última línea. No busquen la guerra es el peor camino.

Esta América jamás perdonará habernos devuelto a la guerra. “La soberanía no se discute, se defiende con las armas en la mano”. Ni Venezuela, ni Nicaragua, ni Cuba ninguna parte de Nuestramérica aceptará ser mancillada nuevamente por la bota invasora.

(*) Periodista y antropólogo ecuatoriano. Fue corresponsal de guerra en Centroamérica. Participó en la Revolución Nicaragüense con el Frente Sandinista de Liberación Nacional. Durante 24 años fue funcionario del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. En Ecuador fue asesor del Ex Ministro del Interior, José Serrano y hoy escribe como analista político sobre América Latina.

Cardenal Brenes apoya gestión de nuncio en mesa de negociaciones

El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, dijo que apoya la gestión del nuncio apostólico, Waldemar Stanislaw Sommertag, como testigo acompañante en la mesa de negociaciones entre el gobierno y la opositora Alianza Cívica.

“Creo que el señor Nuncio está ejerciendo un papel muy hermoso, él decía que tenía esa puerta de diálogo con el gobierno y creo que lo está haciendo”, dijo el religioso.

El cardenal agradeció la gestión de Sommertag como enviado del Vaticano y único representante de la Iglesia católica en las conversaciones tras la negativa a participar de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, institución que preside.

Brenes también rechazó las manipulaciones en las redes sociales y algunos medios de comunicación a la labor y declaraciones del enviado del papa Francisco.

Este lunes Sommertag ofreció declaraciones en la sede de la nunciatura, en esta capital, donde se refirió al tema y reafirmó que su único interés como testigo en la mesa de negociación es el de ayudar a encontrar soluciones a los problemas que enfrenta el país.

“Lamentablemente algunos medios de comunicación están poniendo la trampa para que no se negocie, yo pienso que debe haber un poquito de prudencia”, comentó el sacerdote polaco.

Comisión de la Verdad y Justicia respalda a Nuncio

De igual forma, la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua emitió un comunicado en el que respaldan la labor mediadora del Nuncio Apostólico, Waldemar, Stanislaw Sommertag.

La declaración de los expertos es una respuesta a los mensajes y comentarios malintencionados acerca de la gestión del religioso en la mesa de negociaciones, la visita a los llamados presos políticos, y su labor para interceder por los detenidos durante la marcha de la oposición del 16 de marzo, que fue previamente prohibida por las autoridades correspondientes.

También descalifican las burlas aparecidas en las redes sociales, acciones que ven como una falta de respeto y la persona y al rol del representante del Papa Francisco en Nicaragua.

“Las negociaciones en curso deberían expresar una voluntad política, visión de nación y ánimos de arribar a soluciones evitando recurrir a otros mecanismos y niveles de protestas”, destacan los integrantes de la comisión en el texto.

Seguidamente los expertos hacen referencia a aquellos que durante meses exigieron dialogar para encontrar soluciones a los problemas del país, y una vez establecida la mesa de negociaciones solo entorpecen el proceso.

“Da la impresión de que existen grupos que con la bandera de las negociaciones, los principios, las buenas intenciones de los demás, procuran intoxicar, anular y hacer fracasar estas negociaciones, sumergiéndolas en las tinieblas de la incoherencia, la manipulación y la incertidumbre”, precisan en el comunicado.

Nadie, apuntan, debería creerse autorizado para seguir entorpeciendo un entendimiento por la paz y la estabilización del país, tan necesarios para la seguridad ciudadana y el crecimiento económico, elementos que han caracterizado los últimos años a Nicaragua.

“Vivimos momentos importantes, decisorios, claves para la vida nacional en todas sus manifestaciones”, destacan.

En ese sentido aplauden la voluntad política del gobierno para negociar, la que ven como una muestra seria de la voluntad para comprometerse en la búsqueda de soluciones, y recuerdan como ejemplo la excarcelación de 150 de los llamados presos políticos durante el mes en curso.

Los expertos confirmaron que continúan las visitas a los centros penitenciarios del país para velar por que sean respetados los derechos de los detenidos, y llamaron a cesar con toda manifestación de violencia, a unirse por la vida y la tolerancia.

“Seguiremos propugnando por el éxito de ese necesario entendimiento a través del diálogo transparente, serio, comprometido por amor a la Patria y a los niños y jóvenes presente y futuro, nuestros hijos y nietos”, concluye el comunicado de la comisión.

Elliott Abrams y el desgaste del imperialismo

Después que el enviado especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, se dirigiera a un grupo de periodistas el viernes 15 de marzo, para hablar sobre los avances en el conflicto venezolano e intentar sacar partido del ataque multidimensional que sufrió el sistema eléctrico nacional por varios días, atribuyéndolo a la corrupción interna del gobierno venezolano y desinversión en la infraestructura eléctrica del país, diagnosticó:

“¿Cuál es el impacto de esta situación en la longevidad del régimen? Obviamente va a acortar la vida del régimen (…) No estamos haciendo ninguna predicción y, al mirar hacia atrás, vemos que, en general, ni nosotros ni nadie ha sido muy bueno en predecir cuando caen los regímenes”.

Esa incertidumbre sobre cuánto tiempo puede tardar en concretarse el objetivo golpista que funcionarios como Mike Pence, John Bolton, Elliott Abrams y el propio presidente Donald Trump, asumieron públicamente y ante la falta de consenso en la opción militar por parte de los aliados políticos en la región latinoamericana, le resta firmeza a los intentos de intimidación política advirtiendo la inminencia de la caída del chavismo.

Uno de los serios problemas que enfrenta en estos momentos la Administración Trump es que, a pesar del respaldo que países subordinados de la comunidad internacional le prestan a la presidencia artificial de Juan Guaidó, no conducen ningún factor de poder real dentro de la institucionalidad venezolana.

Cabe destacar que si bien este apoyo es propagandizado, en la práctica se ve herido cuando los países más hostiles terminan accediendo a la voluntad del gobierno legítimo de Nicolás Maduro, como lo fuera el retiro de todos los funcionarios norteamericanos del suelo venezolano inmediatamente después que el presidente anunciara el plazo de 72 horas para que la embajada estadounidense abandonara el país.

La razón, según Elliott, no viene a acatar la orden de Maduro sino que “es una respuesta pragmática a una situación compleja”.

Recuento de los “triunfos” del antichavismo

¿Cuál es el balance que dejan las arremetidas de Washington en vísperas de cumplirse el primer trimestre del año? El propio Guaidó no puede ocultar el pobre resultado al evaluar la hoja de ruta seguida y que ahora debería llevarlo al palacio presidencial.

Explica, que las victorias, desde la autoproclamación, se resumen en el apoyo “del mundo” a la presidencia interina, refiriéndose al reconocimiento de 60 países de los 193 que forman parte de la Organización de las Naciones Unidas.

También el “rescate de nuestros activos” que no es otra cosa que el robo del dinero venezolano con el consentimiento jurídico de la Asamblea Nacional en desacato para ser administrado directamente por el Departamento de Tesoro estadounidense y entre otras cosas, financiar las acciones para el cambio de régimen.

Por último menciona saldo “organizativo” de voluntarios que se enlistaron en la fallida “ayuda humanitaria” y la defección, siguiendo cifras manejadas por la cancillería colombiana, de 700 funcionarios policiales y militares que cruzaron la frontera colombo-venezolana para acatar el llamado del autonombrado presidente interino de Venezuela y que actualmente afrontan, junto con los “voluntarios” que también quedaron de lado de Cúcuta al culminar los enfrentamientos en el puente Simón Bolívar, el abandono de la dirigencia opositora.

Otra “marcha final” a Miraflores

Juan Guaidó anunció este fin de semana durante un evento político en el estado Carabobo, sin mencionar fecha, una gira por Venezuela para conseguir una movilización nacional hacia el palacio de Miraflores.

La maniobra viene en el mismo formato del “Día D” que otras veces ha sido utilizado por el antichavismo bajo otros liderazgos desvanecidos, para reagruparse luego de los desaciertos en el plan de asedio político que se inauguró con la autoproclamación presidencial del 10 de enero fabricada en los Estados Unidos.

Anterior a esto, se quiso tomar ventaja del caos provocado por el ataque deliberado al Complejo Hidroeléctrico, alentando la violencia callejera mediante saqueos a negocios locales y protestas, que no tuvo el desenlace esperado.

Esta vez, la denominada “Operación Libertad” propone la creación de comités para alentar las protestas y desobediencia en las calles, según las propias palabras de Guaidó publicadas en su cuenta de Twitter. En la estrategia están incluidos los empleados de instituciones públicas, que son llamados a desconocer al Estado venezolano en una “gran huelga nacional”, apoyando el cambio de régimen.

Además, hace énfasis en seguir convocando a la FANB, institución que rechazó monolíticamente las pretensiones de fracturar la unidad de sus componentes.

Una operación que no promete innovaciones en sus métodos de agresiones, después que el ingreso de “ayuda humanitaria” por las fronteras de Colombia, Brasil y las fronteras marítimas con Curazao como la carta fuerte de las medidas políticas estadounidense hacia Venezuela, en el marco de la propaganda de la “crisis humanitaria” que también desató el aumento de presiones financieras contra la estatal petrolera Pdvsa y el Banco Central de Venezuela, no concluyera ni siquiera en el acceso de alguno de los camiones a las fronteras venezolanas.

No sugiere un crecimiento significativo del respaldo que tienen las medidas injerencistas en la población puesto que tampoco propone una alternativa creativa a las acostumbradas para movilizar seguidores.

Contradicciones en los métodos para abordar a Venezuela

Paralelo a lo que ocurre dentro del territorio nacional, se desarrolla un encuentro entre Elliott Abrams y el viceministro de Asuntos de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov en Italia. Según señala el Departamento de Estado de EEUU, el motivo de la reunión es “el deterioro de la situación en Venezuela”.

La reunión se celebró durante los días 18 y 19 de marzo en la ciudad de Roma y cuenta con la presencia de funcionarios italianos, incluidos Pietro Benassi, el asesor diplomático del primer ministro de Italia, Giuseppe Conte. El país, es de los Estados miembros de la Unión Europea que no han fijado una posición sólida en respaldo a la creación de un gobierno paralelo en Venezuela.

A pesar de la insistencia por borrar Rusia, el vicecanciller Riabkov dejó claro que ratifica “la inadmisibilidad de la intervención armada en los asuntos de Venezuela por parte de Washington” a la vez que asegura el sostenimiento de las relaciones bilaterales en el área militar y energética con la nación venezolana.

De este modo se presentan los desordenados pasos tomados por Washington con respecto a Venezuela, entendiendo que el gobierno de transición pierde fuerzas mucho antes de capitalizar poder real en el ejecutivo nacional y las acciones militares no terminan de arrancar por falta de un evento.

Mientras tanto, pasa el tiempo y quedan expuestas las irregularidades en los falsos argumentos jurídicos fabricados para legitimar la presidencia interina de Guaidó, haciendo presa fácil de los medios a la Admistración Trump que sobrelleva su propio conflicto de poderes a lo interno de Estados Unidos.

Abrams y la crisis de imaginación de EEUU

La repetición mecánica de recursos para forzar la caída del chavismo evidencia la falta de opciones creativas en el terreno político. Una vez más, Venezuela afronta a otra “marcha final” hacia Miraflores y sabe muy bien qué esperar: alteración del orden público, provocación a las fuerzas de seguridad para generar enfrentamientos y deserciones de algunas figuras del sector público y militar que serán aprovechadas mediáticamente por el antichavismo.

Una agenda que incluye el financiamiento de células paramilitares que actuarían en simultaneidad de los movimientos civiles pero que también parecen disgregarse tanto por el trabajo de inteligencia hecha por organismos venezolanos como por la propia falta de organización de los que comandan esa tarea.

Difícilmente un escenario parecido al de las guarimbas de 2017 pueda recrearse con la misma efectividad luego de que los métodos utilizados para impulsarlo y sostenerlo fueron desarticulados.

Además, que esta experiencia le dejó una formación inédita en defensa tanto al componente militar como al social del chavismo contra la guerra irregular. De allí que los intentos de volver a ese punto se desarman cada vez más rápido. No se puede esperar un resultado distinto si se aplica la misma forma.

Disparates de Abrams sobre Venezuela causan risas en auditorio

Elliott Abrams, un personaje caricaturesco y malvado.

En una reciente rueda de prensa brindada en Washington D.C, Elliott Abrams, enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, mostró su total desconocimiento de la Constitución venezolana y tuvo que reconocer que Maduro sigue en el poder en el país sudamericano, mientras los periodistas se burlaban de él.

Ante la pregunta de por qué Juan Guaidó, autoproclamado supuestamente por 30 días como «presidente interino», está durando en el cargo mucho más de lo que se le dijo, solo atinó a responder con disparates.

Misión Verdad@Mision_Verdad

Abrams miente, duda, sigue mintiendo, evade, bromea… Todo para que no se note su desconocimiento total sobre la Constitución y las leyes venezolanas.

— ¿Nos podría explicar el artículo por el cual Guaidó salió Presidente? Dice que su mandato expiró el mes pasado, ¿nos puede explicar?

Con respecto a la Constitución de Venezuela…la Asamblea Nacional aprobó una resolución según la cual el periodo de 30 días de presidencia provisional…no podrá contarse hasta que Maduro deje el poder. Así que el periodo de 30 días no ha comenzado. Empezará después de la salida de Maduro. Tal es la resolución de la Asamblea Nacional.

— ¿Cuándo la hicieron? ¿Después de que él…?

Ellos hicieron eso….hace como…un mes atrás. Podemos intentar encontrar el día para usted. Cuando él (Juan Guaidó) tomó el cargo de presidente interino eso no estaba allí…

— ¿Se puede hacer posfacto?

Cuando la gente pregunta…

—Es como que yo haya sido elegido por cuatro años para ser Presidente y luego a los dos años de mi mandato cambie las reglas para que el término, que ya empezó, no haya comenzado todavía. (Risas)

No tendrá el voto porque usted no es miembro de la Asamblea Nacional.

—Usted tampoco es miembro de la Asamblea Nacional. ¿Estados Unidos ve eso como constitucional bajo su asistencia?

Sí. La Asamblea Nacional es la única institución legítima y democrática que queda en Venezuela y su interpretación de la Constitución, como ya se sabe, desde que empezó este supuesto mandato de Maduro, el asiento de presidente está vacante, pero también dicen que ese periodo de 30 días comienza cuando Maduro se vaya.

— ¿Entonces Juan Guaidó es el presidente interino de un mandato que no existe?

El fin de los 30 días de su presidencia interina empieza a contar. Porque no está en el poder todavía. Ese es el problema. Maduro todavía está ahí. Entonces ellos han decidido que empezarán a contar ese periodo cuando él realmente (Juan Guaidó) asuma ese periodo y Maduro se vaya. Creo que es lógico.

—Entonces Guaidó no es presidente interino…

Sí, es presidente interino, pero no está en capacidad para ejercer ese papel porque Maduro todavía está ahí.

Rusia advierte a EU: no intervenir militarmente en Venezuela

Serguéi Riabkov, vicecanciller ruso.

Moscú no aceptará una intervención “humanitaria” en Venezuela a la que podría recurrir EEUU, declaró el vicecanciller ruso Serguéi Riabkov.

“No aceptamos el concepto de intervención humanitaria, ideado hace varios años por iniciativa de EEUU y que, a nuestro parecer, se podría implementar en Venezuela”, dijo al término de las negociaciones con el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams.

El viceministro ruso reiteró que Rusia insiste en proporcionar ayuda humanitaria a Venezuela solo a través de la ONU.

Asimismo, volvió a advertir a EEUU en contra de cualquier uso de la fuerza militar en Venezuela.

Riabkov lamentó que “la política extranjera de EEUU se transforme en política de sanciones”.

“Consideramos que EEUU, al recurrir cada vez más a menudo a las herramientas de sanciones, incluidos los intentos de estrangular a países enteros con la soga de restricciones económicas, fuerza a numerosos políticos y operadores económicos a revisar su relación con el dólar estadounidense”, agregó.

El viceministro ruso destacó la necesidad de “renunciar al dólar y aumentar la protección de la economía ante las acciones arbitrarias de Washington”.

Riabkov subrayó a Abramas que “sin importar cómo se desarrollen los acontecimientos, se debe proteger los intereses rusos en Venezuela”.

“Me refiero a la seguridad de los ciudadanos rusos que están allí, así como a las otras formas que adopta nuestra presencia”, precisó.

Riabkov calificó sus consultas con Abrams de útiles, “complicadas pero sinceras”.

“No logramos acercar nuestras posturas sobre los principales aspectos de la situación, pero entendimos mejor la posición de EEUU”, indicó.

El vicecanciller ruso agregó que Rusia analizará “los mensajes recibidos” de EEUU durante las conversaciones, y expresó la esperanza de que “Washington evalúe las prioridades, enfoques y advertencias” de Moscú.

Además, el diplomático declaró que Rusia aboga por poner en marcha un diálogo entre la oposición y las autoridades de Venezuela, lo que será posible solo en ausencia de presiones desde el exterior.

En una rueda de prensa al término de las negociaciones con el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, en Roma, Riabkov señaló que “poner en marcha un diálogo en Venezuela permitirá encontrar soluciones a los graves desafíos que enfrenta el país, como recuperar la economía, mejorar los problemas de abastecimiento de la población y superar las crisis en el ámbito humanitario”.

“Ese diálogo es posible cuando no hay intentos de ejercer presión desde el extranjero”, dijo.
En opinión de Riabkov, “un formato capaz de contribuir a poner en marcha ese diálogo en Venezuela podría ser el Mecanismo de Montevideo”, propuesto el 6 de febrero por México y Uruguay, con apoyo de la Comunidad del Caribe, para habilitar un proceso en cuatro partes: diálogo, negociación, adopción y firma de acuerdos e implementación con acompañamiento internacional.

El vicecanciller recordó que “Rusia en más de una ocasión ofreció sus servicios” para solucionar la situación en Venezuela y subrayó que el Gobierno de Nicolás Maduro “ha declarado su disposición a mantener el diálogo” con la oposición.

“Nos parece que la oposición, incluido el presidente autoproclamado, debería tomar más en serio ese mensaje”, apuntó.

También admitió que “en el pasado el diálogo con el Gobierno de Maduro no dio resultado”, pero “sería importante que la oposición no se circunscriba a lo que ya pasó y dé una oportunidad a un avance pacífico, una discusión tranquila”.

Además, expresó la esperanza de que el Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela intente “incitar la oposición venezolana al diálogo con las autoridades legítimas”.

“Creo que sería la mejor manera de contribuir a la tarea de evitar una nueva escalada” de la crisis en Venezuela, opinó.

El Gobierno de Estados Unidos anunció el pasado 23 de enero que desconocía el mandato del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y en su lugar reconoció al opositor Juan Guaidó quien se autoproclamó aquel día como presidente encargado del país.